Política
02-05-2018
Tiempo de reclamos

En la Legislatura, Lifschitz valoró las políticas públicas inclusivas, criticó el achicamiento del Estado y reiteró que buscará la reforma constitucional. Demandó que el combate al narcomenudeo sea tarea provincial y aludió a un posible nuevo juicio contra la Nación por la deuda.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

El gobernador Miguel Lifschitz abrió el 136 período ordinario de sesiones en la Legislatura. En su discurso valoró la generación de políticas públicas inclusivas, criticó el achicamiento del Estado y reiteró que buscará la reforma constitucional, con o sin reelección. El combate al narcomenudeo y la posibilidad de un nuevo juicio contra la Nación estuvieron al tope de los temas importantes.


Por caso, la cuestión de la violencia y la criminalidad concitó varios párrafos del discurso. El titular del Poder Ejecutivo reconoció se está lejos de las metas trazadas pero advirtió que se dieron pasos importantes en la incorporación de más recursos y elementos para la Justicia y la Policía. “Todos los delitos han descendido, en la mayoría de los casos por debajo de la media nacional”, informó.

 

No obstante, reconoció que “lo que ha crecido en los últimos cinco meses son los homicidios y hechos de violencia que están ligados a las economías delictivas, a las organizaciones vinculadas al narcotráfico”. Por ello, dijo que junto a la Justicia se debe avanzar sobre “quiénes son factores de cobertura, los grupos de profesionales que actúan como socios encubiertos del delito”.

 

Fue entonces que se metió de lleno en una de las propuestas más debatidas en los últimos años en la Legislatura: la desfederalización o no de los delitos de narcomenudeo. La ley Nº 26.052 establece que los estados subnacionales pueden abordar los casos de microtráfico de estupefacientes a través de su justicia ordinaria y de las policías locales. El tema tiene disidencias en todos los partidos.

 

“Cada vez que queremos avanzar en cuestiones de narcotráfico, cada vez que queremos avanzar sobre organizaciones cuya principal tarea, cuyo principal insumo, es el negocio del narcotráfico, nos encontramos con una barrera. Que es la dificultad de la justicia federal para avanzar en los procesos de investigación, para desmembrar y desarticular estos grupos”, dijo Lifschitz.

 

“La mayoría de los que matan o mueren en los últimos tiempos -continuó-, son jóvenes o personas de más edad, pero todos vinculados de una u otra manera al negocio de las drogas y a la venta en el territorio. Por lo tanto, como hombres y mujeres de Estado debemos asumir la responsabilidad frente a nuestros vecinos, frente a los ciudadanos”.

 

“No podemos tirar la pelota para otro lado porque la tenemos en nuestro campo. Por eso creo que ha llegado el momento de habilitar a la Justicia Provincial, al Ministerio Público de la Acusación y a los jueces de la provincia de Santa Fe para poder investigar y perseguir penalmente a quienes trafican drogas en el escalón que habitualmente llamamos narcomenudeo”, recalcó el gobernador.


De todas maneras, dijo que esa desfederalización se debe hacer mediante un trabajo “coordinado con la Justicia Federal para poder brindarles después toda la información necesaria para que continúen las investigaciones hacia ámbitos de mayor escala”. El compromiso de Lifschitz, ahora, es hacer una sugerencia a un proyecto específico que ya tiene media sanción del Senado.

 

Provincia de Buenos Aires hace varios años tiene una ley similar y los resultados no fueron los esperados. Así lo indicaron especialistas en la materia y es un punto que suele llevarse a debate para analizar el tema. De hecho, hay legisladores socialistas que siempre optaron por no transferir las causas de narcomenudeo a la Justicia provincial.

 

Hace unos días la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, pidió a las provincias que adhieran a la normativa. Según lo vertido por distintos medios de comunicación, el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, también está a favor. En la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe se oponen por lo que consideran es la falta de recursos para enfrentar esa mayor carga laboral.

 

Pagan o vuelve el conflicto jurídico

 

Otro de los temas priorizados por el mandatario refirió a la deuda de Nación con Santa Fe. Desde la asunción de Macri en la presidencia no se habían logrado precisiones sobre el monto de la acreencia, estipulada en 50 mil millones de pesos por la provincia, y cómo se pagaría. Ese punto muerto en la negociación se modificó cuando la Casa Rosada quiso que las provincias firmen el Consenso fiscal.

 

“Por decisión de la Corte (Suprema de Justicia de la Nación): Santa Fe, Córdoba y San Luis empezamos a recuperar ese 15% de coparticipación que nos estaban detrayendo. Esto fue en beneficio de la provincia de Santa Fe y de manera directa también para todos los municipios y comunas de la provincia”, recordó Miguel Lifschitz, quien valoró aquel planteo judicial que hizo Hermes Binner.

 

“Nos pasamos dos años de gestiones infructuosas frente al Gobierno Nacional y cuando ya habíamos tomado la decisión de retornar a la Corte, solicitando que se intime al Gobierno a cumplir el fallo, surgió el debate sobre el llamado Consenso Fiscal, que nos permitió introducir una cláusula especial que establecía un límite al 31 de marzo del corriente año para resolver la situación”, rememoró.

 

“Esa cláusula forzó al gobierno a hacernos por primera vez una propuesta formal de pago. Esa propuesta contiene dos partes como ustedes saben. El pago de la deuda que se propone realizarla con bonos en pesos y además un compromiso de realización de obras públicas en la provincia de Santa Fe durante los próximos 3 años. Esa propuesta inicial estaba lejos de nuestras expectativas y no llegamos hasta aquí para aceptar cualquier propuesta”, añadió.

 

“Sin embargo, creemos necesario agotar esta vía de negociación. Se han realizado, desde entonces, varias reuniones para mejorar las condiciones iniciales y arribar a una solución satisfactoria para Santa Fe. Si llegamos a un punto aceptable, lo someteremos a consideración de este Cuerpo, de lo contrario retomaremos el reclamo judicial, ahora con un antecedente más a nuestro favor”, concluyó Lifschitz.

 

Luz, Cámara y Acción

 

Durante el discurso, el gobernador aprovechó para repasar algunas de las políticas públicas que dieron buenos resultados y mejoraron los indicadores sociales: Vuelvo a Estudiar, Plan Abre, Abre Familia, Nueva Oportunidad y salud pública, entre otros. Incluso resaltó el mayor plan de obras públicas de la historia en la provincia, lo que valió un aplauso que muchos dirigentes opositores acompañaron.

 

En cuanto a las tarifas, el mandatario provincial dijo está claro que se viene de “un régimen de subsidios absolutamente irracional, que beneficiaba por igual a sectores populares y a sectores de altos ingresos”. En ese contexto remarcó la necesidad de que no haya un ajuste tan brutal como el actual, “como si fuera un tema técnico, absolutamente desprovisto de implicancias sociales y económicas”.

 

Además criticó a la Nación por buscar desviar la atención o tratar de “engañar a los ciudadanos” porque “todos los ajustes, las reducciones de costos, la eliminación de tasas o de tributos de carácter provincial o municipal que correspondan, no resuelven el problema de fondo, no alteran sustancialmente el impacto de las tarifas sobre el bolsillo de los usuarios.

 

Lifschitz habló de ajuste feroz a través de las tarifas y pidió a la Casa Rosada que no recorte los subsidios sin tener en cuenta el contexto social y su impacto en los sectores populares y en la producción. Para el mandatario, lo mejor “hubiera sido establecer un plan de diez años (de reducción de subsidios) porque lo que se distorsionó en doce años no se puede recuperar en dos”.

 

No quedó en el diagnóstico, también se comprometió a constituir en los próximos días “una Comisión Técnica integrada por especialistas de las Universidades Públicas, de las organizaciones de la producción y del Sindicato de Trabajadores para hacer un análisis de la estructura de costos de la EPE y proponer modificaciones que impacten positivamente sobre la tarifa”.

 

El gobernador también trazó las diferencias ideológicas con el actual gobierno nacional, al que no nombró, pero varios de sus dichos tuvieron ese destinatario. “Hay límites morales al mercado. Que son el Estado y la política los responsables de poner esos límites. (…) Yo creo en una economía de mercado que sea no sólo un espacio de competencia sino también de cooperación”, dijo.

 

“Si hay algo que el mercado no garantiza, es justamente redistribución de la riqueza. Es un error grave pensar que la disminución de impuestos a los ricos o a los poderosos, volverá en inversiones y trabajo para los sectores populares. Nunca pasó eso en ninguna parte. Lo que siempre ocurre es que aumenta la desigualdad”, se quejó el mandatario.

 

Y luego, en un guiño a los trabajadores en su día, remarcó: “Tampoco es el camino la flexibilización laboral pensada solamente del lado de la reducción de costos para las empresas y con limitación de derechos para los trabajadores. El tema del trabajo merece un debate más amplio y una propuesta más integral para que gane la economía y también ganen los trabajadores”.

 

A su vez, coincide en que se debe reducir el déficit fiscal y bajar la inflación pero advirtió que ello se tiene que hacer en el marco de un acuerdo con “las fuerzas productivas del territorio”, “las empresas nacionales no monopólicas” y “con las organizaciones gremiales democráticas”. “Es inmoral la escasez en los recursos públicos en tiempos de inusitada riqueza privada”, añadió.

 

Por último, sobre la modificación de la Carta Magna dijo: “En lo personal, mi problema no es la reelección, mi problema es lograr una Reforma de la Constitución que nos permita decir: nosotros lo hicimos, fuimos capaces, nuestros nietos van a tener derechos y garantías que nosotros no tuvimos. Somos capaces de soñar e imaginar la Santa Fe del siglo XXI y plasmarlo en una Constitución”.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 23 de Mayo de 2018
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Caferra
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto