Rosario
09-03-2018
La revolución será feminista o no será
Rosario vio copadas sus calles por miles y miles de mujeres que se movilizaron con varias consignas pero con un mensaje claro detrás: son ellas las que hoy mueven al mundo y no se quedarán quietas viendo como siguen siendo destratadas, agredidas y asesinadas.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
El reclamo contra la violencia machista y la desigualdad de género tuvo a las mujeres movilizadas en una jornada histórica. El Día Internacional de la Mujer que se conmemoró este miércoles con fuerza en Rosario, donde además de un paro entre las 11 y las 15 hubo una masiva movilización desde plaza San Martin al Monumento a la Bandera, donde se leyó un documento con las reivindicaciones. La convocatoria incluyó a lesbianas, travestis y trans, quienes portaran banderas violetas para expresar la diversidad.

El crecimiento que en los últimos años consiguieron los colectivos feministas para organizar los reclamos por sus derechos y visibilizar las drásticas consecuencias de la cultura del patriarcado, forzó a que temas como el aborto legal, la paridad en el ámbito laboral y la condena a cualquier forma de violencia machista interroguen a la sociedad y hoy sean parte de la agenda de los gobiernos.

Desde hace varios meses el Colectivo #NiUnaMenos, trabajó en la organización de la movilización junto a otras agrupaciones de mujeres, lesbianas, travestis y trans. Este año, las agrupaciones se dividieron en cuatro comisiones de trabajo y durante el verano, se realizaron en distintas ciudades del país asambleas de mujeres con el objetivo de organizar las acciones y las consignas de la movilización.

La militante feminista y miembro de Ni Una Menos, Majo Gerez, explicó el alcance de esta medida de fuerza, que se realizará por segunda vez: “El llamado es a todas las mujeres a que dejen de hacer sus tareas, lavar, limpiar, cuidar a otros, y expresarse a través del violeta, que se junten y se sumen al ruidazo, que cuelguen los delantales y dejen las escobas en las puertas, que paren en sus lugares de trabajo y estudio”, precisó. “Hagamos sentir que estamos juntas, que este mundo así no va más, y por eso lo vamos a detener", concluyó.
 
El mensaje

La masiva marcha fue protagonizada por mujeres, lesbianas, travestis y las identidades feminizadas que hicieron sonar varios reclamos. El más fuerte, fue el pedido por el aborto legal, seguro y gratuito tras la presentación, por séptima vez esta semana en el Congreso de la Nación, del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo para evitar muertes de mujeres en abortos clandestinos.

También resonó la consigna por la eliminación de todo tipo de violencia machista, la erradicación de los femicidios y un planteo generalizado de igualdad de derechos en todos los ámbitos.

Se concentraron cerca de 70 agrupaciones que luchan por los derechos de las mujeres. Sumadas a participantes espontáneas –expresado en femenino, aunque también había hombres que acompañaron–, la procesión por las calles superó las 20 cuadras. Y eso que por Pellegrini ocupó ambas manos.

A las 20 llegó la primera columna al Parque a la Bandera, ubicado frente al Monumento, que durante la hora siguiente continuó llenándose. Iban cruzando al parque, donde se montó un escenario para la lectura del documento de la asamblea feminista y el desarrollo del festival de cierre que contó con la participación de actrices, músicas y poetas.

Sobre el escenario frente al Monumento, las organizadoras con mayor cantidad de marchas encima mostraron su emoción por la llegada de miles y miles de manifestantes. “Estamos haciendo historia”, aseguraron y mencionaron que no hace tantos años, apenas ocupaban “una cuadra” en las primeras movilizaciones.

Consignas y carteles


La convocatoria en plaza San Martín fue multitudinaria. Desde antes de las 17 se concentraron las organizaciones políticas, sociales, sindicales y de derechos humanos que suelen encontrarse en la calle. Pero las referentes de los movimientos de mujeres encabezaron esta vez la movilización, que contó con un operativo especial de tránsito durante todo el recorrido.

En el trayecto hubo murgas, danza e intervenciones artísticas. Cuerpos pintados, carteles y torsos desnudos como en el tetazo del año pasado.

También hubo pintadas en las paredes y consignas de las más variadas. “Basta de violencia obstétrica”, “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”, “No al ajuste” o “Feminazi, porque reclamar por nuestros derechos es igualito que invadir Polonia”, entre tantos carteles que portaron las manifestantes.

En el camino, por calle Santa Fe, hubo inscripciones de repudio a la despenalización del aborto con frases como: “No a la pena de muerte del niño por nacer”. Los carteles no llevaban firma y, si bien generaron malestar a algunas manifestantes, a otras les resultaron un tema menor. En cambio, dijeron sentirse más satisfechas por la cantidad de apoyos y expresiones de solidaridad recogidas en el camino. Muchas las que volvieron a gritar: “Estamos haciendo historia. Vivas y libres nos queremos”.

Dejanos tu comentario...

Lunes 25 de Junio de 2018
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Caferra
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto