Política
07-03-2018
Rouvier: “Se votó un cambio de época”

El consultor político Ricardo Rouvier sostiene que el gobierno de Mauricio Macri fracasa en la economía más allá de la ideología: no cumple los objetivos y se gana la reprobación de los propios defensores de la receta neoliberal. Entiende que esto defrauda a buena parte de sus votantes, algo que se refleja en la caída de su imagen. “Parece que parte de la sociedad argentina quisiera empezar una nueva época. Pero este resultado no es lo que los votantes de Cambiemos esperaban”, dice a Cruz del Sur.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 

Pablo Makovsky | Cruz del Sur

 

A comienzos de enero pasado el consultor político Rivardo Rouvier había medido la caída de la imagen de Mauricio Macri tras la reforma previsional de diciembre y la intentona de quitar derechos laborales. Ofreció sus resultados con prudencia, término que usa más de una vez en esta conversación que mantuvimos con él luego de que el presidente inaugurase las sesiones ordinarias del Congreso, la semana pasada.

 

Una hora después de que Macri hubiera anunciado en la Legislatura que “lo peor ya pasó” y que el país vive un “crecimiento invisible”, Rouvier –sociólogo y titular de Ricardo Rouvier y Asociados– ya había publicado una nota en el sitio La Letra P (LetraP.com.ar) titulada “Rendición de cuentas”. ¿Cómo pudo escribirla tan rápido?, fue la primera pregunta. Es que la redactó antes de que el mandatario hablara y la terminó justo cuando cerraba el discurso. “Ya sabía lo que iba a decir”, deslizó el analista.

 

—Usted dijo que más allá de la ideología, el plan de este gobierno ya es un fracaso.

 

—Lo que digo es que más allá de las etiquetas, porque muchas veces uno se distrae en el análisis con la propia ideología del que analiza, es que la receta neoliberal o la aplicación de la receta liberal, el gobierno fracasó: fracasa en materia económica, sea neoliberal, populista o como sea, fracasa en sus propios objetivos. ¿Cuáles son? Bueno, los objetivos están enunciados. Estoy leyendo ahora un trabajo para una publicación que va a salir en mayo donde planteo cuáles son los deseos imaginarios del PRO, porque el PRO es el eje ideológico principal de Cambiemos. ¿Y por qué hablo de fracaso? Porque este no es el resultado económico que ellos mismos esperaban. No digo que lo que esperaban los otros, sino lo que esperaban ellos, que no están obteniendo resultados. Y como no los están obteniendo van a producir de aquí en más, como lo escuchamos en el discurso del presidente, todo lo que puedan en materia simbólica como para poder ser una opción electoral con posibilidades de obtener la reelección en el 2019. Pero en cuanto a lo que ellos pretenden, sus objetivos, no los están cumpliendo.

 

—Uno pensó que este gobierno traía un plan económico, pero sus victorias son todas políticas.

 

—Porque el plan económico que tienen está fundado sobre todo en lo financiero. La semana pasada nos enteramos de que vino a Argentina una empresa muy importante del exterior, desde Estados Unidos, a hacer inversiones, pero va a tomar dinero de los fondos comunes de inversión, va a crear fondos comunes de inversión. O sea que lo que vino es una empresa financiera. Este gobierno no tiene un plan industrial, no es que el plan industrial no funciona, no lo tiene, nunca lo enunciaron. En el discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso el presidente anunció el mejoramiento de algunos sectores industriales que yo incluso contesté en la nota que escribí el miércoles pasado. Y le confieso que la nota la escribí antes de que el presidente diera su discurso, porque sabía lo que iba a decir. Después escuché el discurso para corregir lo que había puesto, tomando incluso los datos que los diarios daban a la mañana: no tienen un plan industrial, tienen un proyecto financiero. El déficit fiscal que tienen, que es el 56 por ciento del PBI –cuando Cristina Kirchner se fue tenía el 45 por ciento del PBI–, más 9 mil millones de déficit comercial… Si lo analizan los liberales se van a enojar con esta gente, porque esto no da resultados para nadie: no bajan la inflación, que es un tema central para la escuela de la economía clásica. Lo único que han logrado es los millones que tienen en el Banco Central en stock de divisas. Y si seguimos así la crisis va a ser, como sucede siempre en la Argentina, por lo que se llama estrangulamiento del sector externo. A ver, se habla de un déficit comercial de 9 mil millones, ¿de dónde salen? El presidente habló del turismo como si lo hiciera sobre un festival, una kermese. Y el turismo de salida y entrada, según datos del Indec, produjo en 2017 un déficit de 10 mil millones de dólares.

 

—Son los dólares que se fueron con los turistas que viajaron al exterior.

 

—Es más la gente que se va y se lleva dólares que la que entra. Y de eso no dijo nada el presidente en el discurso, sólo habló de la maravilla de que vengan los turistas. Pero se van más de los que entran. Y el dato que doy está en el sitio oficial del Indec y en el diario El Cronista. También mencionó una cosa interesante para nosotros, los consultores, los académicos: un largo listado de lugares comunes o de sentido común, que eso sí tiene que ver con (Jaime) Durán Barba y el márketing que hace el PRO, que es ocuparse de la gente, por eso se refirió a los accidentes de tránsito: todos estamos de acuerdo en que hay que bajar los accidentes de tránsito. Y también anunció algo que ya existe, que no se cumple, pero ya existe, que es la ley de igualdad salarial de hombres y mujeres, pero no se cumple, aunque no lo explicó. Me pareció bien lo del aborto, es un gesto democrático, porque dijo no estar de acuerdo, que hay que reconocerle.

 

—Incluso se separó de la política, nuevamente, al referirse al ciudadano común.

 

—Bueno, es lo que usted dice. La gente separada de la política. Cuando hace un listado de las cuestiones que son de sentido común ahí la política desaparece, porque está hablándole al ciudadano y a uno como persona, como diciéndole ¿usted no está de acuerdo en bajar los accidentes de tránsito? Y claro, ¿cómo no vamos a estar de acuerdo? Son cuestiones generales, de sentido común que vacían la política.

 

—Aparte, para que haya menos accidentes habría que tener una política de desarrollo del ferrocarril.

 

—Claro, pero no dijo una sola palabra seria sobre industria y cuando se refirió al tema sólo mencionó sectores, como el de la construcción –cosa que yo ya sabía que iba a mencionar–, que creció, la venta de portland, etcétera. Pero no dijo nada de las industrias que están en crisis en la Argentina por la importación: textiles, calzado, cuero. Hubo venta récord de motocicletas y autos, es verdad, pero lamentablemente la mayoría son importados, o sea que no es valor agregado argentino, porque no son ni siquiera armados acá, como los autos vendidos en enero, que vienen desde Brasil. Pero el presidente, como todos los presidentes, sólo da buenas noticias, y éste no profundiza los temas.

 

—En estos últimos días hubo muchas voces críticas desde el radicalismo a sus aliados del PRO en Cambiemos, por caso Ricardo Gil Lavedra o Ricardo Alfonsín. ¿Ve algo así como un quiebre en eso?

 

—El radicalismo tiene en su cabeza varias cosas. Una, que Macri les salvó la vida, eso no se olvida. La decisión de ir con Macri en la reunión de Gualeguaychú, y ganó Macri. Si Macri no ganaba usted y yo estaríamos hablando de los distintos grupos radicales que existirían: el radicalismo implosionaba si no iba con Cambiemos. Ahora los radicales van a querer más cargos, más poder, van a querer la vicepresidencia en el 19, ya tienen su figura, y van a entrar en colisión en temas en los que los radicales tienen matices diferentes a los de estos neoconservadores del PRO, por ejemplo, la vieja prosapia radical es un poco más nacionalista, más preocupados por las formas republicanas, van a escuchar más a los industriales. Pero se verá, por el momento no hay una interna peligrosa. El oficialismo marcha con cierta comodidad hacia el 2019, me atrevería a decir, en el peor momento, según las encuestas, frente a una oposición que está muy incómoda, con mucha incertidumbre, muy fragmentada y con poco tiempo.

 

—Habló de las encuestas que le dan mal a Macri, sin embargo, tampoco son tan terribles y no están midiendo a nadie enfrente. ¿Cuál sería el valor de las encuestas en este momento?

 

—Sí, las encuestas le dan mal a Macri pero no tan mal como para pensar que ya perdió en el 19. No se podría decir eso porque Macri aún tiene una cuota de imagen importante, a pesar de que la negativa es más alta que la positiva. Además, lo que tiene enfrente: si usted tiene enfrente –no voy a poner nombres por prudencia y buen gusto– determinadas figuras va a tener mucho trabajo para lograr que se las voten.

 

—¿Y qué opinión le merece la aparición de Eduardo Duhalde en la apertura de sesiones legislativas?

 

—Bueno, anunció que volvía a la política, que iba a colaborar para el 2019, pero yo creo, por ahí es una fantasía mía, que lo único que puede salvar a la oposición es una figura nueva, joven, entre 40 y 55 años, tal vez algún gobernador cuyo principal problema es cómo resolver el pasado inmediato: cómo se para frente a Cristina, frente al kirchnerismo, en fin, no es fácil. Si se pone a las viejas figuras, sindicales o políticas, algunas muy viejas, que uno está cansado de verlas, no creo que tengan posibilidades en 2019.

 

—Cuando usted menciona la reelección, ¿se refiere a Macri o a un recambio con María Eugenia Vidal, por ejemplo?

 

—Lo que nosotros vemos es Macri, porque una de las fortalezas que tiene el gobierno es que no tiene fisuras internas o que no se notan. Creo que Vidal es una segunda opción muy importante que tiene el oficialismo, con posibilidades de ser mejor que la primera, pero que no está dispuesta a sacar los pies del plato. Y eso es una fortaleza de Cambiemos.

 

—Pensar en dos períodos de macrismo ¿es pensar en un cambio cultural?

 

—Ellos apuntan a un cambio cultural. Por el momento, lo que yo diría para ser prudente, porque los cambios culturales llevan mucho tiempo, es que por ahora estamos en un cambio de orientación política, ni siquiera me arriesgaría a decir que es un cambio ideológico. Hasta el momento parece que parte de la sociedad argentina quisiera empezar una nueva época. Lo que a uno lo hace dudar es que este resultado económico y social no es lo que los votantes de Cambiemos esperaban. Esperaban un derrame económico, el famoso derrame de los 90, que no se produjo y la gente empieza a pensar que no va a ocurrir. Más allá de que en el 2019, me atrevo a decir, si no hay una oposición firme o fuerte, el oficialismo termine siendo la única opción. Cuando vemos las encuestas, los focus groups, observamos que los votantes de Cambiemos empiezan a desilusionarse. No a enojarse como para tirarlos por la ventana.

 

—De ahí los cantitos contra Macri en las canchas.

 

—Sí, no sé si es operación o es espontáneo, pero sí puedo decir que algo brota porque hay sectores con bronca, enojados, y reaccionan contra la autoridad que es el presidente. Hay que seguirlo y estar atento, pero no recomendamos hacer vaticinios electorales con esos cantitos.

Dejanos tu comentario...

Lunes 24 de Septiembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto