Sociedad
14-02-2018
Usurpaciones y armas de fuego: dos aristas de la violencia

Recientes operativos de la Justicia provincial que llevaron adelante la Policía santafesina y fuerzas federales apuntaron a incautar armas y poner fin al accionar de bandas que entre otros menesteres usurpan viviendas.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Alberto Carpintero | Cruz del Sur


La pelea en la zona sur entre dos bandos que ya dejó cuatro decenas de muertos en dos años se produce cuando todos sus cabecillas están tras las rejas, lo que lleva a la paradoja de que esa ola de sangre no se detiene pese al impedimento que acarrea estar encerrado. Las razones de la violencia son multicausales y recientes operativos de la Policía provincial y efectivos federales se enfocaron en dos de las aristas que muchas veces se dan al unísono: la proliferación de armas que se usan no sólo para matar a un rival sino para amenazar y balear los frentes de viviendas de víctimas ajenas al enfrentamiento con el objeto de usurparles sus viviendas, no sólo para montar bocas de expendio de narcomenudeo sino también para tener alternativas de espacios de acopio o bien de refugio ante la necesidad de estar fugitivos de la ley.

 

El detonante, surgió de fuentes oficiales, fueron 38 llamadas al 911 en sólo dos semanas para dar cuenta de denuncias por delitos violentos, hechas por personas que prefieren no dejar sus datos para evitar testificar ante el miedo que producen estos grupos, que disputan territorio para el desarrollo de economías ilegales, dirimen viejas broncas con venganzas que se asientan sobre la construcción de identidad que llevan adelante jóvenes en los barrios populares y también el paravalanchas de Newell’s.

 

Este martes cinco personas fueron imputadas de tenencia de arma de fuego luego del operativo con seis allanamientos que tuvo lugar en diferentes sectores de la zona sur un día antes. La Fiscalía abrió una investigación tras los llamados al 911 y la Policía de Investigaciones produjo un informe sobre lugares de los barrios Tablada, Grandoli, Municipal y Fonavi de Lola Mora e Hipócrates donde podría haber armas de fuego. En tres de esas viviendas secuestraron una carabina calibre 22, una pistola 9 milímetros con la numeración limada y otra calibre 22. Dos parejas y un joven de 20 años fueron detenidos e imputados por la tenencia.

 

Los operativos fueron en Lamadrid al 100 bis, Alice al 5000, Chacabuco al 3500, Esmeralda al 3900, Pasaje Villar y Chacabuco y Garibaldi al 100.

 

Las defensas no dejaron de lado este martes en la audiencia imputativael contexto en el que viven estas personas, donde la violencia está a la orden del día y en muchas oportunidades resultaron víctimas del contexto en el que viven. El caso que resaltó es el de una pareja en cuya casa secuestraron una escopeta. El hombre explicó que pertenecía a un tío que falleció y le quedó como herencia. Para el juez, independientemente del contexto social la ley es clara: no se puede tener armas aptas para el disparo sin la debida autorización.

 

El magistrado admitió la imputación contra el quinteto, y dictó la prisión preventiva con algunas diferencias: 15 días para el tenedor de la escopeta y su mujer, aunque para ella morigeró la medida con un arresto domiciliario. Para la otra pareja, que explota un quiosco y se les secuestró un arma 9 milímetros, fijó 30 días de preventiva, en el caso de la mujer con la modalidad domiciliaria.  Para el último de los muchachos la prisión preventiva fue de 60 días: además de la tenencia de arma de uso civil enfrenta una causa por el encubrimiento del robo de una moto.

 

Unos días antes, el 8 de febrero, fuerzas provinciales y federales habían realizado un operativo similar en la zona, centrado en los reportes de usurpación de viviendas que aparecen en las investigaciones de las peleas de bandas. Ese día hubo seis detenidos, dos de ellos con pedido de captura en provincia de Buenos Aires, más el secuestro de armas, chalecos antibalas, indumentaria de la Policía santafesina y municiones de varios calibres.

 

La orden para los trece allanamientos partió de la Fiscalía de Flagrancia y Juicio. El jefe de la Policía de Investigaciones, Daniel Corbellini, informó que nueve de ellos fueron por domicilios usurpados que, agregó, “tienen que ver con asegurar el territorio y poder delinquir”. La referencia es a la disputa sangrienta cruzada por la venta minorista de estupefacientes y otras formas de economía ilegal, y hasta venganzas personales, en principio entre los clanes Funes y Caminos, aunque luego se sumaron otros grupos aliados de uno y otro. El funcionario lo sintetizó en una “gama de delitos”. Algunos, como el de tráfico de drogas, agregó, fueron informados a la Justicia federal.

 

Los allanamientos fueron en viviendas de calle Lola Mora al 100, en Gutiérrez al 100, en Hipócrates al 4600, en Isola al 300 y en Ayacucho al 4000. Se terminó que cuatro de los departamentos estaban usurpados y otros tres deshabitados.

 

Fueron una respuesta a repetidas denuncias de usurpaciones, especialmente en el Fonavi de Lola Mora e Hipócrates. A fines de enero hubo tres ataques en una sola noche con ese móvil. Las puertas de dos departamentos de los núcleos 4 y 18 resultaron baleadas por tiradores que, en el último caso, mataron a la mascota del dueño de casa y dejaron una nota exigiéndole que abandone el barrio con el fin de usurparle la propiedad. Hubo una tercera agresión en el núcleo 2 del mismo Fonavi.

Dejanos tu comentario...

Lunes 12 de Noviembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto