Sociedad
14-02-2018
Un romance inesperado
Un entramado familiar y una suculenta pensión en disputa enmarca ésta causa penal dónde la suegra de uno de los hijos de un ex juez fallecido solicitó el beneficio previsional y ahora enfrenta una causa penal por defraudación a la administración pública.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

 

Esta historia tiene como marco las complejas relaciones familiares en torno a un ex juez, que en los últimos años de su vida sufría depresión y murió ahogado en una pileta. Según la investigación judicial, una mujer se hizo pasar por su concubina para cobrar una suculenta pensión. Circunstancia que se conoció cuando la ex esposa del juez y su hija, aún estudiante, hicieron el trámite previsional y se encontraron con la novedad. La “concubina” era docente y resultó ser la suegra de otro de los hijos del ex juez. Finalmente la pensión fue suspendida y se inicio un proceso penal. En primera instancia el juez de sentencia Ismael Manfrín absolvió a la mujer por el delito de defraudación a la administración pública aunque la Cámara Penal no opinó lo mismo.

 

Recientemente revocó el fallo y decidió reenviar el expediente a otro juzgado de sentencia para dictar uno nuevo. La decisión tuvo en cuenta, entre otros datos, que la única prueba objetiva que presentó la acusada para acreditar el concubinato fue una fotocopia certificada donde constaba el cambio de domicilio a la casa del ex magistrado, pero le faltaban los sellos del Registro Civil.

 

Daniel C. era hijo de Saturnino, dos hombres ligados al Poder Judicial. Daniel comenzó la carrera judicial como empleado, luego llegó a secretario, juez correccional, de instrucción y finalmente de sentencia. En ese cargo estaba cuando un escándalo envolvió su nombre. Según una fuente de Tribunales consultada, a fines de la década del ochenta hubo un procedimiento policial en el que se detuvo un camión con electrodomésticos robados provenientes de La Pampa, la mercadería había sido pirateada y, cuando llegó a Rosario, un auto de alta gama con una placa con la leyenda Poder Judicial le abría camino. Dicen que en el asiento del acompañante iba el magistrado. Este hecho llevó al funcionario judicial a presentar la renuncia a su cargo.

 

El hombre había estado casado con una sobrina de un conocido jugador de fútbol con la que tuvo tres hijos, explicó la fuente judicial. Pero la pareja llegó a su fin y ambos se divorciaron. La mujer se volvió a vivir a Córdoba, de donde era oriunda. Mientras, el ex juez vivía solo en una casa ubicada en la localidad de Funes. Durante el 2002 su hija volvió de Córdoba a terminar el secundario y, una vez finalizados sus estudios, Daniel volvió a quedar solo en su casa. Según el testimonio de su hija, Daniel era depresivo y no se relacionaba con nadie. En 2004 otro de sus hijos lo encontró ahogado en la pileta.

 

La concubina

 

Cinco años después, Alicia Susana A. solicitó una pensión por concubinato y para ello acompaño una fotocopia certificada de su documento de identidad dónde constaba que su domicilio era el de la casa del ex juez. Pero la Caja de Jubilaciones advirtió que esa copia no contaba con el sello del Registro Civil y entonces solicitó un informe al Registro Nacional de las Personas dónde figuraban los domicilios que la mujer había denunciado, pero ninguno de ellos coincidía con el del ex magistrado fallecido.


No hubo otra documentación que acreditara el vínculo, no había usos compartidos de tarjetas de crédito, ni documentación bancaria, ni fotografías, nada. Ni siquiera se acreditó que se conocieran antes del 2003, explica el fallo. Según la mujer el concubinato databa de 1995.

 

La hija del ex juez contó que Alicia Susana A. era la madre de la pareja de su hermano. En el tiempo que vivió con su padre nunca la vio en la casa. Explicó que el hombre no se relacionaba con la gente, solo tenía un amigo con el que hablaba. En relación a su hermano, dijo que la novia que tenía había sido su amiga. Y cuando se conoció el trámite de pensión por parte de la imputada, enfrentó a quien fue su amiga. La chica lloró y le confesó que todo había sido idea de su hermano y pensaban repartirse entre los tres el monto de la pensión cuando la cobraran, según se explica en el fallo.

 

El único amigo que le quedaba al juez declaró dos veces. En el tiempo que trató con Daniel, el testigo nunca le conoció una pareja , confirmó que vivía solo salvo el año que estuvo su hija y aseguró no conocer a la imputada. En una segunda y escueta declaración cambió sus dichos, aseguró que el ex juez le contó que estaba en pareja con una mujer a quien llamaba Susy pero no hablaban mucho del tema. Ante este cambio de versión Manfrín mandó a sacar copias de las declaraciones para abrir una investigación por falso testimonio y no tuvo en cuenta sus dichos, relata la fiscal de Cámaras María Eugenia Iribarren.

 

La ex novia del hijo del juez también declaró: fue a la casa hasta el 2001, aseguró que nunca vio a la “concubina” y las pocas veces que había ido el hombre estaba solo. Mientras que el hijo del magistrado aseguró que vivió con su padre y con la concubina de éste. Dijo que todo fue una trama de su madre, un poco por despecho otro poco por no lograr la pensión que tramitó junto con su hermana, se explica en el fallo.

 

La familia

 

En noviembre de 2016 el juez de sentencia Ismael Manfrín absolvió de culpa y cargo a la mujer, al entender que la ex pareja y la hija del fallecido habían iniciado también un trámite para lograr la pensión y en el medio había un entramado familiar. También relativizó el documento fundante de la defraudación, que fue la copia del documento de identidad, explicó la fiscalía, que solicitó la revocación del fallo y el dictado de una condena a tres años de prisión de ejecución condicional por el delito de defraudación a la administración pública.

 

Finalmente los vocales Carlos Carbone, Gustavo Salvador y José Luis Mascali compartieron la mirada fiscal y revocaron el fallo. Valoraron el entorno del ex juez fallecido, por un lado su hija y ex mujer que negaron terminantemente el vínculo entre Alicia y Daniel y, por el otro, la supuesta concubina y el hijo del ex magistrado.

 

Concluyeron que los concubinatos por lo general tienen todos los ingredientes del matrimonio salvo la consagración legal o religiosa. Tienen una cohabitación permanente y un trato cotidiano y social ostensible, reconocidos por todos y lo que deben aclarar es que no están casados. Pero este no era el caso. Destacaron que la defensa intentó probar la relación solo con testimonios, no hay fotos, cartas, correos electrónicos, nada que lo acredite.

 

En vida del ex juez, quien figuraba como apoderada era su madre. Según la fiscalía su concubina dijo que la casa estaba a nombre de esta mujer pero ella había fallecido. Lo que no sabía la supuesta pareja de Daniel, es que la madre sobrevivió al hijo, explicó la fiscalía. A su vez se conoció que el hijo del ex juez y su novia estaban en pareja desde 2003 y la madre de la chica decía que el concubinato con el Daniel C. databa de 1995.

 

Para los vocales, estos indicios dejaron a la vista el interés del hijo del ex juez en la maniobra y sirve para “echar luz al estado desquiciado de las relaciones familiares que los unen”, dice el fallo. Para el tribunal los testimonios de la ex mujer y la hija del juez abundan en datos y fechas mientras que la versión del hijo no revela mayores precisiones, como tampoco las declaraciones de una amiga de la imputada y la supuesta empleada doméstica, testigos que no fueron mencionados en la instrucción de la causa.

 

Otros datos que valoraron fueron: la cantidad de años que dejó pasar la imputada para iniciar el trámite de pensión, la presentación que realizó para su propia jubilación, donde consta otro domicilio, y un informe policial realizado en esa dirección donde vecinos afirmaron que Alicia A. vivió allí desde 1997 hasta 2010 y explicaron que tuvo varias parejas pero ninguno conoció al ex juez.

 

Todos estos elementos sembraron dudas en los camaristas que resolvieron revocar la sentencia absolutoria y reenviar el expediente a otro juzgado para el dictado de una nueva sentencia.

Dejanos tu comentario...

Martes 18 de Septiembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto