Sociedad
07-02-2018
Un viaje a la angustia
Un agente inmobiliario señalado por una estafa millonaria es requerido por cientos de damnificados que buscan una respuesta. Saben que el dinero que pagaron difícilmente lo recuperen pero esperan Justicia. El caso está en manos del fiscal Adrián Mac Cormack.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Carina Ortiz | Cruz del Sur

 

Lucho era agente de viajes, conocido en su ambiente. Trabajaba especialmente en la venta de viajes internacionales. Paquetes turísticos que salen dinero e ilusionan a muchos. Aseguraba trabajar para una firma afincada en Miami, un mayorista que, según contaba, le pagaba un departamento en Paraguay al 2200 donde atendía a sus clientes, aunque no era el único lugar.

 

También lo hacía en bares o en los propios hogares de las víctimas. La recomendación de alguna persona que había usado los paquetes turísticos que el hombre vendía y la confianza que generaba el agente muchas veces llevaba a no prestar atención a las formalidades. Pero a principios de mes todo estalló cuando muchos de los clientes que debían viajar quedaron varados, sin pasajes ni alojamientos.

 

Lucho tuvo algunos contactos con sus clientes hasta que se hizo imposible continuar sosteniendo la mentira, que se hizo pública. Hoy Lucho está denunciado y, la investigación, en manos de la Unidad Fiscal de Delitos Económicos. Si bien se estima que hay más de 600 personas afectadas (contando los grupos que viajaban) hubo unas 100 personas que se plegaron a un grupo de wathsapp que armó Hugo, un usuario, para que los perjudicados se conozcan.

 

Estiman que la estafa es millonaria. Formalmente se presentaron más de una veintena de denuncias y desde Fiscalía confirmaron que el hombre trabajó hasta abril de 2017 en una empresa turística rosarina de la que se fue cuando no ingresó el dinero de algunas ventas que había realizado.

 

Hugo F. compró un paquete turístico para ir a Orlando y Miami. Sus dos hijas estaban ilusionadas con Disney y no veían la hora de viajar, ilusión que se convirtió en lágrimas cuando descubrieron que todo fue una farsa y su dinero se esfumó. Hugo viajaba con su cuñado y la familia de ambos, eran 8 en total y pagaron unos 310 mil pesos por el viaje que nunca llegó.

 

El paquete lo compraron a un agente de viajes llamado Luis Rodolfo Paladini. Pero los pasajes definitivos no aparecían; la madrugada del 1 de febrero debían embarcar. No había respuestas, y Hugo llamó a su amigo, la persona que le había recomendado a Lucho. Del otro lado del auricular escuchó que todos los vuelos vendidos por Lucho se habían caído.

 

Comenzó a llamar al agente pero no contestaba, le mandó un mensaje diciendo que ya sabía que no había pasajes y el hombre le contesto que era un problema a solucionar pero que las estadías estaban pagas, que viajara de todos modos. Para eso Hugo debía pagar nuevamente los pasajes y su mujer lo alertó. Decidieron chequear y se encontraron con otra mentira. No había reservas para ellos en Estados Unidos.

 

Entonces Hugo realizó un posteo en su cuenta de Facebook buscando personas en su misma situación: no tardaron en aparecer. En menos de un día unas cien personas se comunicaron con él. También varios de los estafados se reunieron en la puerta del edificio dónde se ubica el monoambiente donde atendía el agente de viaje.

 

Por su parte, el mayorista turístico también se comunicó con Hugo y se desligó del asunto. Dijo que Luis no trabajaba más con ellos desde hacía por lo menos un año. Entonces Lucho aún atendía las llamadas y le dijo a su cliente que la empresa mentía porque lo tenía en negro. Para Hugo “todos son responsables hasta que se demuestre lo contrario”.

 

Daños millonarios

 

Mientras, siguieron apareciendo perjudicados. Según los datos que pudo recolectar el hombre, habría contingentes de hasta 40 personas que compraron viajes y habían pagado unos 700 mil pesos, familias enteras que sufrieron la misma situación que la suya y otros que viajaban más adelante pero ya habían confirmado que no había ningún viaje ni estadía paga para ellos.

 

Incluso se enteró de personas que lograron viajar y quedaron varadas en Centroamérica cuando intentaron subir a un crucero que no estaba pago. El hombre estima que la estafa, en promedio, asciende a unos 35 mil pesos por persona, multiplicado por unos seiscientos damnificados, la cifra es millonaria, según la estimación.

 

El sábado, Hugo recibió un mensaje de Whatsapp diciendo que deje de molestar a los Paladini. La reconocida firma emitió un comunicado explicando que nada tenían que ver con esta persona que lleva su mismo apellido. El hombre dijo que no tiene intención de perjudicar a la firma o a esa familia, que no busca un resarcimiento económico de ellos ni muchos menos.

 

La persona que los estafó lleva su mismo apellido y los damnificados solo apuntan a este hombre que los embarcó en un viaje que terminó en angustia. Lo mismo le dijo a la persona que se comunicó con él e hizo la denuncia por la amenaza recibida en la Comisaría 1°.

 

Hugo aseguró que Luis Rodolfo Paladini los dejó mal económica y sentimentalmente y quieren verlo tras las rejas para que no perjudique a nadie más. Sabe que la plata no la van a recuperar pero pidió que todos los afectados se presenten en la Fiscalía y hagan la denuncia. Mientras, desde el Ministerio de la Acusación informaron que las denuncias que se formalizaron llegan a unas 24 por ahora y se encuentran todas bajo investigación a cargo del fiscal Adrián Mac Cormack, de la Unidad de Delitos Económicos.

 

Desde la Fiscalía explicaron que están diligenciando medidas. El fiscal confirmó que el denunciado había trabajado en una empresa de turismo rosarina hasta abril de 2017. Según la fuente la empresa había notado que entre noviembre de 2016 y abril del año siguiente, al menos once personas habían viajado y pagado sus paquetes turísticos y ese dinero no había llegado a la caja de la empresa. Aparentemente no fue el único caso. La firma se dio cuenta de la situación, llamó a un escribano y luego a su empleado, que terminó renunciando.

 

Además, se corroboró en la investigación que Luis Paladini no está inscripto como operador turístico ante la AFIP por lo que, para la pesquisa, el círculo se cierra sobre la figura de estafa. Mientras tanto existe una orden de detención sobre el sospechoso aunque aún no se libró su captura.

Dejanos tu comentario...

Domingo 25 de Febrero de 2018
Caferra
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto