Provincia
02-02-2018
Trabajadores de la fábrica Textil CB tomaron la planta en Baigorria

Cinco días pasaron de la decisión de los empleados de la empresa que se dedica al lavado de jeans de varias marcas. Les deben diciembre, enero, vacaciones y aguinaldo y además sospechan de la intención de vaciar la planta. Los titulares de la compañía son los dueños de Laundry y Japón.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Los trabajadores de la fábrica Textil CB de Granadero Baigorria tomaron la planta el lunes pasado por deudas salariales y previsionales. La empresa se dedica desde hace 30 años al lavado de jeans de diferentes marcas y hoy está bajo la órbita de los dueños de las compañías de indumentaria Laundry y Japón.

 

La deuda de la firma con los trabajadores suma los salarios de diciembre y enero, las vacaciones, el aguinaldo y más de un año de aportes previsionales que son descontados mes a mes a los empleados. También arrastra un año sin pagar el alquiler del local, lo que llevó a que corten el suministro de gas.

 

Hace un año que los trabajadores tienen este tipo de padecimientos. Allí comenzaron las reducciones de personal y pasaron de 90 a 50 empleados. Desde la Unión de Obreros y Empleados Tintoreros, Sombrereros y Lavaderos explicaron que los responsables de la empresa prometieron una transformación de la textil en una planta modelo y después desaparecieron.

 

“No tenemos interlocutores. En las audiencias en el Ministerio de Trabajo no se presentan. Estamos en febrero y los trabajadores no cobran desde diciembre”, explicó a El Ciudadano la representante gremial Yamila Ferraro.

 

La planta Textil CB está desde hace cinco años en Presidente Roca al 500, en Granadero Baigorria. Se dedica al lavado de jeans de distintas marcas. Antes funcionó en la misma ciudad en la zona de Italia y Brown bajo el nombre de Lavadero Americano.

 

El lunes pasado y después de un nuevo incumplimiento de un adelanto de 5 mil pesos, los empleados decidieron tomar la planta y custodiar la producción y las máquinas. La decisión responde al temor de que se lleven la mercadería y la fábrica termine desmantelada. “Estamos adentro y no dejamos sacar la ropa porque la llevan a otros lavaderos. Queremos que nos dejen las cosas en claro: si nos quieren echar que nos digan, pero ni siquiera nos contestan el teléfono”, dijo en diálogo con El Ciudadano uno de los empleados, Adrián Caruso.

 

Para los trabajadores los responsables de la firma son un misterio. Uno de los principales accionistas es Orlando García, dueño de Laundry. También figuran en los papeles Alfredo Uskaer y Eduardo Salas, con el cargo de gerente. Según explicó Ferraro, desde hace un año se repiten las denuncias en el Ministerio de Trabajo sin respuestas.


*Fuente: El Ciudadano

Dejanos tu comentario...

Domingo 25 de Febrero de 2018
Caferra
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto