Deporte
10-01-2018
Del sueño cumplido a la responsabilidad

Leo Fernández ocupa el lugar que siempre quiso tener. El profesional que se formó entre jóvenes amateurs ahora se topa ante la exigencia de un plantel de Primera División y sus condicionamientos. Sin embargo, se muestra tranquilo, escudado en nombres de peso se ganó la confianza de un plantel de figuras.  

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Alejandro Mangiaterra | Cruz del Sur


La adaptación parece ser cosa del pasado. El amateurismo y el entrenador profesional conviven en él desde hace tiempo pero ahora que es oficialmente el técnico de Primera División de Rosario Central su discurso se ve teñido de responsabilidad, una palabra que resuena mucho más en sus declaraciones que cuando le pedía a los pibes que jugasen.

 

Hace un año y medio se repartía su día entre las menores Canallas y el viaje hacia Casilda, Pujato, Arequito o alguna otra localidad en la que pulía su formación de entrenador de Primera. Por un lado el disfrute del juego en los pibes, por el otro las exigencias de las Ligas del Interior, que aunque al gran público les parezcan menores, tienen el grado de esfuerzo y de desgaste que se plantea en el profesionalismo aunque se cuente con menos recursos. Las inferiores han sido su preparación, el futbol del campo su tubo de ensayo. Hoy Leo Fernández está preparado para su primer gran desafío.  

 

–¿Estás arrancando el año que siempre soñaste?

 

–Si, claro. Estoy feliz de estar en el lugar que ocupo. Muy contento de estar iniciando esta etapa pero a la vez con muchas responsabilidades, la de reposicionar al equipo y la de seguir en la línea que terminamos el semestre pasado.

 

–Hablaste rápido de responsabilidades, ¿Te permitís disfrutar el momento?

 

–Sí, claro. Llegar a cada entrenamiento y encontrarte con los jugadores que tengo, ir al Gigante cada partido, lo disfruto pero también sé que tengo por delante un trabajo que hay que hacer de manera profesional y uno no puede olvidarse de eso.

 

–Venís de formarte en las Ligas del Interior y en las Divisiones Inferiores, ¿vas a poder disfrutar de sentarte en el banco del Morumbí?

 

–Todo forma parte del disfrute. Es un sueño muy lindo todo lo que nos está pasando pero la verdad es que lo tomamos con mucha calma. Lo que venga en la profesión ya es un regalo pero no puedo pararme a pensar en mí. Yo trabajo para Central y lo que importa es el club.

 

–Te rodeaste de ex futbolistas con mucha historia en el club: Rivarola a tu lado, Chamot en la Reserva, Kily Gonzalez en inferiores, para algunos eso es signo de seguridad en sí mismo para otros un arma de doble filo. ¿Qué es?

 

–No me persigo con eso. Yo trabajo por el bien de Central por eso buscamos que la Reserva entrene con el plantel de Primera, porque creemos que es necesario que los chicos se fogueen con los monstruos que tenemos en Arroyo. Que el flaco Chamot sea quien los guie es muy bueno. Con el Kily tengo una excelente relación y sabemos lo que vale para los chicos que se te pare al lado un tipo como él a enseñar. Queremos un Central más abierto con propuestas superadoras, que todos pongan el hombro. Acá no se trata de ningún nombre, el club está por encima de todos. 

 

–¿Con qué te encontraste al regreso de las vacaciones ahora que sos oficialmente el técnico de Central?

 

–Con buenas señales. La verdad que el profe les había dado tarea a los jugadores para las vacaciones y cumplieron todos, lo que nos permite realizar la planificación sin complicaciones. Eso nos pone muy contento porque nos da a nosotros, como cuerpo técnico, la posibilidad de seguir hacia adelante sin obstáculos.

 

–¿Qué significa la llegada de Ortigoza?

 

–Estamos muy contentos con su llegada, nos puede dar esa cuota de jerarquía, experiencia y manejo en la mitad de cancha. Está trabajando horas extras y se lo nota con muchas ganas. Pero sobre todo se le nota que sabe a dónde vino y se ve que está con intenciones de ganar cosas.

 

–Central venía de mercados de pases muy prolíficos, ¿Qué en este solo haya llegado Ortigoza y haya chance para uno o dos más es decisión tuya o el club no quiere gastar?

 

–No, es una decisión nuestra. Hablamos con los dirigentes y les dijimos que estábamos conformes con el plantel que tenemos, que sólo íbamos a incorporar jerarquía y puestos puntuales porque por ejemplo hay casos de chicos de corta edad a los que tenemos que ir dejándolos madurar y no quemarlos de entrada. Por eso buscamos ahí donde tenemos carencias. Pero no vamos a traer por traer. Tenemos claro que no vamos a hacer locuras.

 

–Central además ha sido un club formador y con eso subsiste históricamente pero hay períodos en los que eso parece olvidarse.

 

–Nosotros convivimos con los chicos del club y sabemos el potencial que tienen. Además, hay una realidad, para traer futbolistas yo necesito que sean mejor de lo que tenemos si no me quedo con lo que tengo en casa. Me parece que es algo lógico.

 

–¿Qué ventaja o desventaja te da venir de abajo en Central?

 

–No sé si es una ventaja pero sí creo que como grupo ganamos tiempo a otros equipos de trabajo porque nacimos acá y sabemos lo que es Central. Conocemos a la perfección lo que siente el hinchas porque estuvimos hasta hace muy poco del otro lado de la tribuna viendo los partidos como un hincha más. Sabemos lo que quiere el hincha del equipo. No nos tienen que venir a explicar lo que significa la idiosincrasia de nuestro club.

 

–De lo que se vio en los tres partidos que dirigiste, ¿Qué rasgo es por pedido tuyo y que le tenés que agregar?

 

–La presión y la recuperación de la pelota es algo que los muchachos hicieron bien. Esa idea fue la primera que se instaló, está claro que hay que seguir trabajándola. Pero todavía nos falta en otros aspectos, a mí me gustan los equipos con un poco más de tenencia de pelota una vez que la recuperamos. Yo quisiera que haya más elaboración y que no seamos siempre verticales.

Dejanos tu comentario...

Lunes 25 de Junio de 2018
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Caferra
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto