Deporte
10-01-2018
El riesgo de perder la cabeza

Newell’s vive otra semana de conflictos internos. La reunión que se anunciara con bombos y platillos, que movería las estructuras del club, entre el secretario José Menchón y el presidente Eduardo Bermúdez quedó en la nada por la ausencia del mandatario. Mientras tanto, los empleados siguen acumulando meses sin cobrar.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Newell’s vivió este lunes otro capítulo del sainete que protagoniza. La pieza dramática y “jocosa” salvo para los empleados e hinchas que la padecen contó con una nueva puesta en escena. Desde el viernes, el secretario del club José Menchón venía sosteniendo que el lunes tendría un cara a cara con Eduardo Bermúdez y con el resto de la comisión directiva. Las presunciones tomaron vuelo y se suponía que de allí alguien no saldría indemne.

 

Las divisiones intestinas de la comisión directiva quedaron más expuestas que nunca y todo hacía presagiar que alguien debía dejar su cargo. Menchón solicitaría que el presidente se tomase seis meses de licencia, Bermúdez respondería que no y que aceptaba la renuncia que el secretario había presentado unos veinte días atrás. Todas especulaciones posibles. Nada concreto. Lo que sucedió finalmente es que nada sucedió. Bermúdez no fue a la cita. Tampoco asistieron algunos de los principales referentes del oficialismo leproso: el vicepresidente segundo Cristian D’Amico y el Prosecretario Juan José Concina, por lo que no pudo tratarse aquello que Menchón iba a proponer.

 

Varias fuentes consultadas respecto de la frustrada reunión de comisión directiva coinciden en argumentar que la ausencia de Bermúdez se debe a un consejo de uno de los integrantes del oficialismo, quien viene sosteniendo con cintura su lugar desde las anteriores agrupaciones gobernantes. La idea es bajar los decibeles y “esperar que el tiempo cure” porque una ruptura total por estos días pondría en riesgo la gobernabilidad del club.  

 

Eduardo Bermúdez lleva un año y medio como presidente de la institución. Durante ese período nueve personas que lo acompañaron en la lista triunfadora ya dejaron su puesto. Nueve renuncias desde junio de 2016. Pero no es la única singularidad del cuerpo rojinegro, el periodista Julián Martín hizo público que hay dos integrantes que nunca asistieron a ninguna reunión de comisión directiva: uno es el vocal titular Ricardo Ansaldi porque vive en Estados Unidos, el otro tiene un apellido ilustre, se trata de Walter Newell, quien tiene residencia en Córdoba.

 

La situación de la comisión directiva es compleja porque está dividida pero sobre todo porque no hay plan, así también lo manifiestan los dirigentes opositores. El hecho de tapar los agujeros del día a día no permite pensar más que en eso.

 

El poco dinero que ingresa se utiliza para cubrir deudas pero ellas se vuelven a generar de inmediato: los empleados del club realizaron este lunes una manifestación en las puertas del club porque les deben un mes y medio de sueldo, más el aguinaldo. Para pasar las fiestas, la comisión directiva entregó 1.500 pesos a cada uno para que pase el temblor.

 

Pero hay más, una renuncia más podría poner en jaque toda la estructura porque sería la décima y la comisión directiva estaría trabajando con el número mínimo de integrantes que exige el estatuto del club. La presunción de una posterior indicaría que el club quedaría acéfalo y sería necesario llamar a elecciones.

 

De todos modos en la oposición nadie quiere ganarse el mote de “golpista”, todo pretenden dejar que las cosas decanten sin interceder para no ser señalados. Porque además hay algo que queda claro ante la consulta con los principales referentes de las últimas elecciones y es que coinciden en que las elecciones las ganó la figura de Eduardo Bermúdez y no los que hoy lo acompañan o lo enfrentar desde el oficialismo.

 

Ante la consulta de Cruz del Sur sobre las señales que emana la trunca reunión de comisión directiva y el cara a cara Bermúdez-Menchón, los principales dirigentes de la oposición expresaron su posición.

 

Juan Carlos Cagnoli, ex candidato a la vicepresidencia por el Frente Futuro Leproso con Luis Facciano como estandarte, señaló al respecto: “Cuando vos tenés un conflicto entre partes y los encerrás en lugar cerrado las cosas pueden explotar. Y eso generaría la intervención total del club. Yo creo que están ganando tiempo. Newell’s dejó de ser una institución como tal, es un caos”, dijo.

 

Y a su vez, agregó: “En las últimas elecciones en Newell’s votaron 10 mil socios, 3 mil lo eligieron a Bermúdez. Pero el club tiene 400 mil hinchas, es decir que menos del uno por ciento está representado por el presidente. Lo concreto es que el apoyo fue para Bermúdez, un poco para Mackey si querés y eventualmente a Claudio Martínez. Si lo corren a Bermúdez termina gobernando el club gente que entró por la ventana en una lista sábana”.

 

Por su parte, Daniel Giraudo, candidato a presidente en 2016 por ADN Leproso, estuvo en línea con esa última apreciación respecto de que los méritos electorales del oficialismo son del presidente: “A mí me queda claro que las elecciones las ganó Bermúdez y que (José) Menchón, (Alberto) Sauro, (Carlos) Cantarelli, (Cristian) D’Amico no sacaban ni cincuenta votos.

 

Por lo tanto, hay dos posibilidades: o este pedido de licencia es un golpe de estado o el señor Menchón debe conocer alguna irregularidad muy importante de Bermúdez. Si es esto último, él tiene la obligación de comunicárselo a los socios, denunciarlo a la justicia y ahí sí exigir la licencia. Pero los veo tan necesitados de quedarse en el lugar en el que están que hicieron una reunión de comisión directiva con quórum y no resolvieron nada”, dijo.

 

Finalmente, el ex candidato a presidente por el Movimiento de Socios e Hinchas Autoconvocados, Roberto Mensi, indicó sobre la frustrada reunión de comisión directiva: “La sensación que nos genera es ratificar que hay una total falta de conducción y la disputa de poder que se vive dentro de la comisión y que obedece a una lista que se presentó hace un año y medio sin ningún proyecto político visible y con nombres y caras que se fueron sumando con el único propósito de ganar las elecciones, sin proyecto que los respalde”, dijo.

 

Y agregó: “Lo que falta en el club hoy es un rumbo, más allá de quién lo conduzca. Nadie sabe hacia dónde va el club ni en materia económica ni en materia deportiva, ni en el ámbito social. Por lo cual, que un secretario haya pedido el desplazamiento, habiendo él y el resto de la comisión llegado de la mano del presidente, me parece una falta de generosidad y muestra la puja por el poder que existe. Finalmente, no nos sorprende que Bermúdez no haya asistido porque según sabemos nunca asiste a las reuniones de comisión directiva”, cerró Mensi.

 

De todo ello se concluye que así como Bermúdez construyó poder para ganar las elecciones hoy se le desvaneció por méritos propios. Y que su propia comisión directiva, que no cuenta ni siquiera con el mínimo aval de los socios, busca el poder que todavía hoy la presencia del mandatario tiene por espalda histórica. Si hasta la oposición que nunca vio con buenos ojos al presidente hoy observa que sus ex laderos le dan la espalda y tienen el cadalso preparado. Porque, en definitiva, el riesgo de perder la cabeza está latente.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 19 de Diciembre de 2018
Erotismo del poder femenino
Hockey con futuro
Todo caso policial
Salud Pública
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Citas
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
Villanos y empresarios
foto