Sociedad
10-01-2018
Los Funes, clan jaqueado en la zona sur
El ataque a tiros sobre el jefe del clan y el crimen de uno de sus hijos puso en la mira otra vez a sectores de la zona sur que disputan hegemonía para la venta de drogas a los tiros: una partida de ajedrez por el control de territorio donde los investigadores ven jugando a la banda de Los Monos y el clan Ungaro.

 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

El problema con los Caminos empezó en 2012 y 2013. Mis hermanos Alan y Ulises iban a la escuela. Para llegar tenían que pasar por el barrio Municipal. En ese barrio, la familia Caminos controlaba todo lo que pasaba. Ellos querían que mis hermanos sean sus sicarios y empiecen a matar gente para ellos. Empezaron a verduguearlos, le pegaban cachetazos y les mostraban armas. Ulises tenía 16 y Alan cerca de 12, ellos querían que mis hermanos maten a los que habían matado a su padre, de la banda de los Ungaro”.

 

La declaración judicial de Jonatan Funes tomó relevancia estos días inaugurales del 2018, cuando su hermano Ulises terminó asesinado en barrio La Lata; el padre de todos ellos, Jorge, fue baleado en la localidad de Alvear y salvó su vida de milagro y Alan se convirtió en prófugo al violar su arresto domiciliario por un homicidio cometido cuando era menor, justo cuando en un video se lo vio junto con otro pibe que disparaba una ametralladora en festejo navideño.

 

La madre de los jóvenes fue asesinada en marzo de 2016, en el inicio de una saga de muerte que se cobró más de 30 víctimas. Y Lautaro, hijo de Jorge aunque de diferente madre y conocido como Lamparita, está detenido desde septiembre del año pasado por otro crimen, el mismo que mantiene preso a Carlos Jesús Fernández, el célebre Pelo Duro, detenido el 30 de diciembre. Pero esto es sólo una parte de la historia.

 

Siete años atrás, reconstruye el fallo por el crimen de Maximiliano Nota en barrio Grandoli (también conocido como Fonavi del Parque del Mercado), Lamparita fue golpeado por un pibe del barrio y el clan Caminos se puso en movimiento para vengar la afrenta: desde un auto en que iban Lamparita y su hermano Jonatan, conocido como Bam Bam, dispararon contra este muchacho. Un rato más tarde este pibe estaba con Nota, ajeno a la disputa, cuando Alexis Caminos, entonces de 15 años (hijo del asesinado ex líder de la barra de Newell’s Roberto “Pimpi” Caminos y por su edad no punible), lo mató.

 

Esa alianza se rompió dos años después, cuando los Funes debieron dejar el barrio alegando amenazas y tiros por parte del clan Caminos. Se asentaron en Tablada y siguieron con buenas relaciones con el clan Ungaro, asentado en Grandoli y uno de cuyos integrantes, René, fue condenado por el crimen de Pimpi.

 

La pelea entre los Caminos y los Ungaro se remonta a 2007, cuando Pimpi golpeó a René, alias Brujo, dentro de un cantobar céntrico y recibió un tiro en el estómago de parte del hermano mayor de René, llamado Lelio y conocido como Chapita, rememoran conocedores del mundo del hampa. Hasta entonces los Ungaro habían caminado junto con los Caminos y también con los Funes.

 

“El Gordo Funes robaba cajas fuertes con Chapita, entre muchas otras cosas”, dice un veterano detective. Con el crimen de Mariela Miranda, en marzo de 2016, se agravaron las disputas entre clanes, por dominio del territorio, por broncas anteriores, por el paravalanchas de la barra de Newell´s y por la venta de estupefacientes.

 

El ajedrez del Brujo y Los Monos

 

Pero los investigadores ven en la disputa cuyos nombres más célebres son los Caminos y los Funes un escenario de mayor complejidad, en el que estos clanes en realidad pueden ser no más que peones en el ajedrez delictivo de la zona sur. El crimen de Miranda extendió a barrio Tablada la tradicional pelea entre Grandoli y el Municipal, separados por calle Gutiérrez, y como un reguero de pólvora los ataques fueron marcando un mapa donde los focos de conflicto fueron extendiéndose. Hacia el Fonavi de Lola Mora e Hipócrates, lindero con Grandoli y el Municipal y también a la República de la Sexta.

 

Ahora el foco parece estar puesto en barrio La Lata. En el anochecer del domingo pasado Ulises Funes estaba sentado sobre su moto en la puerta de la casa de su pareja en Garay al 1400 cuando le dispararon desde un auto y lo mataron en el acto. Era un joven que decía ser marino mercante y no tenía antecedentes penales, a quien ya habían atacado a tiros un año atrás. Lo habían mencionado en un crimen, el de Eugenio Solaro en barrio Tablada, pero luego sólo su hermano Alan quedó acusado ante la Justicia de Menores.

 

Los investigadores vinculan el ataque con otro: el 10 de noviembre pasado Javier Gaitán salió a las dos de la tarde de la cárcel de Piñero, como cada sábado. Esa vez lo pasaron a buscar en un Fiat Palio otros tres hombres. Cuando el auto que él mismo conducía había hecho unos pocos kilómetros por la ruta A012, y estaba a medio camino entre las rutas 14 y 18, en dirección a Rosario, desde otro vehículo llovieron balas.

 

Cuando todo terminó en el auto quedaron tres cadáveres y un joven con un tiro en la cabeza. El conductor y otra de las víctimas tenían domicilio en barrio La Lata. “Gaitán vivía en la cuadra donde está el histórico búnker de pasaje Cuzco al 1500 y compartía pabellón con René. Parece que a alguien no le gustó eso y les mandaron un mensaje bastante pesado”, dijo ese día un vocero de la pesquisa.

 

En esta línea los pesquisas ven una pelea de fondo que se declaró el día después de que Ramón “Monchi Cantero” Machuca, uno de los líderes de Los Monos, fuera detenido en Buenos Aires tras mantenerse tres años prófugo. El 7 de julio de 2016 fue asesinado el jefe de la barra de Newell’s cuando salía del club, Matías “Cuatrerito” Franchettti, un hombre de barrio Grandoli. La ejecución se festejó con múltiples ráfagas en el Municipal.

 

“Hasta ese momento Los Monos y René Ungaro manejaban la barra, pero tras la saga que se inició con el Cuatrerito los de Grandoli quedaron afuera. Así Los Monos se aliaron con el Municipal (cuyo jefe es Alexis Caminos, preso por el crimen de Mariela Miranda) y empezaron los tiros entre segundas y terceras líneas de los Ungaro y los Cantero”, dice un conocedor de la pesada leprosa.

 

Semana sangrienta

 

Este martes decenas de efectivos de la Policía de Investigaciones allanaron domicilios en el bajo Ayolas y otros sectores de zona sur en busca de Damián S., alias Cable. No pudieron encontrarlo, pero de los ocho demorados dos quedaron presos por tenencia de arma de fuego.

 

Cable está en la mira por el doble crimen en Seguí y Grandoli, el de Luis Tourn (un futbolista que no era blanco de la agresión) y Sofía Barreto (amiga de la novia de este pibe), en la noche del pasado 1º de enero. Los investigadores creen que detrás del ataque estuvieron hombres de Ungaro. “En el crimen de Ulises Funes tiraron el nombre de ese tal Cable pero parece más una maniobra de encubrir a los verdaderos autores”, dijo un vocero del caso.

 

Jorge Funes, alias Gordo, fue baleado el mismo día en la localidad de Alvear, a donde se había mudado. Lo atacaron a tiros en Aguaribay y El Timbó y quedó por algunos días internado por heridas de bala en la cara, la espalda y el abdomen. En el patio delantero de la vivienda fue hallada un arma de fuego.

 

Detrás del ataque al Gordo Funes los pesquisas ven a otro clan de Tablada, los Romero, que en su momento eran parte de la banda de Tuby, Ariel Segovia, el hombre de Los Monos en la barra de Newell’s que está preso por tres homicidios desde octubre de 2016. “Un pibe de esta familia fue baleado a fines de diciembre. El ataque parece un vuelto por esto”, detalló un investigador.

 

Alan Funes está hoy como fugitivo. Un video difundido por redes sociales lo mostraba junto con otro joven festejando a tiros la Nochebuena con una ametralladora, al parecer en Chacabuco al 4100, donde Leonardo V., alias Leo, fue detenido, ya este año, con un arma de fuego en su poder. Como no tenía antecedentes se fue en libertad y a los pocos días volvió a caer, de nuevo armado. Ahora quedó con prisión preventiva.

Dejanos tu comentario...

Martes 14 de Agosto de 2018
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Caferra
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto