Economía
05-01-2018
Haz lo que yo digo, no lo que yo hago

Después de que el presidente dijera públicamente que no quería tomar deuda que tuvieran que pagar nuestros nietos, el Gobierno colocó títulos por 9 mil millones de dólares a 5, 10 y 30 años.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Dos días después de que Mauricio Macri suspendiera sus vacaciones para decir: “No queremos seguir tomando deuda y obligar a nuestros hijos y nietos a pagarla”, su Gobierno emitió deuda externa por 9000 millones de dólares, distribuidos en tres tramos: 1750 millones a 5 años, otros 4250 millones a 10 años y 3000 millones a 30 años. Esos títulos terminarán de pagarse en 2048.

 

“Estamos muy satisfechos con esta nueva emisión, ya que logramos, una vez más, bajar significativamente nuestro costo de financiamiento con las tasas más bajas de nuestra historia. Esto demuestra que los inversores ven con mayor entusiasmo y confianza la situación económica y política del país”, celebró el ministro de Finanzas Luis Caputo.

 

Quienes se quedaron con los títulos fueron alrededor de 450 inversores ubicados en su mayoría en Estados Unidos, Europa y Asia. La abultada demanda de papeles argentinos que alimenta el nuevo ciclo de endeudamiento reside en el atractivo rendimiento, que de todas formas se encuentra entre los más elevados del mundo emergente.

 

“Este financiamiento cubre aproximadamente una tercera parte de las necesidades de financiamiento del 2018 y más del 50 por ciento de las inversiones en infraestructura contempladas en el presupuesto de este año”, sostuvo Caputo, que este año prevé emitir una suma equivalente a 30.000 millones de dólares.

 

Un relevamiento realizado por la agencia de información financiera Bloomberg indicó que en 2017 la rentabilidad de la deuda externa argentina solo fue superada por títulos emitidos en Belice.

 

El desmantelamiento de las regulaciones cambiarias, la liberalización de los movimientos de capitales, el pago a los fondos buitre y el renovado vínculo con el FMI forman parte del paquete de transformaciones que también aceitaron el regreso estelar del país a los mercados de deuda externa. Liderado por un grupo de ex directivos de grandes bancos internacionales, el proceso se apalanca, además, en los bajos niveles de deuda heredados del kirchnerismo.

 

Durante los primeros dos años del gobierno de Mauricio Macri el grueso de los dólares obtenidos por el endeudamiento no se utilizaron para el desarrollo económico sino para hacer frente al pago de importaciones, la remisión de utilidades y dividendos de las firmas extranjeras, el financiamiento de los viajes al exterior, la cancelación de los vencimientos de deuda y el abastecimiento de la fuga de capitales.

 

Dejanos tu comentario...

Sábado 21 de Abril de 2018
Charlie Egg
El año de la división
Bricco
Acquarone
Tessa
Libros en alpargatas
Caferra
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto