País
27-12-2017
El año cierra con ajuste en obra pública

Un balance de las políticas económicas oficiales señala que el Estado Nacional subejecutó presupuestos en el área y disminuyó en un 32% la inversión con respecto a igual período de 2016. La caída fue menor en las provincias.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 

Pasadas las elecciones, el gobierno decidió ajustar con fuerza el desembolso de obra pública, analiza un informe del Centro de Estudios Económicos Scalabrini Ortiz (Ceso.com.ar) publicado la semana pasada. Según el estudio, que firman entre otros el director del organismo, Andrés Asiain, “la obra pública cayó en octubre de 2017 un 27,7% respecto al mismo mes de 2016, en especial la gestionada por el Estado Nacional (-32%) por sobre la de las provincias (-18,5%).

 

Al considerar el detalle según concepto, los mayores ajustes se registraron en vivienda (-82%) y en energía (-25%). Y esto se produce en un contexto en el cual la obra pública se encuentra sub-ejecutada. En el acumulado al mes de noviembre, los bienes de uso (gasto en obra pública) que deberían tener una ejecución cercana al 90%, acumula un gasto total devengado cercano al 66%.

 

De acuerdo al informe, que hace un balance económico de 2017, e esto se suma el ajuste en transferencias al sector privado, debido al ajuste tarifario. Las transferencias corrientes por servicios económicos en octubre de 2017 cayeron un 50% respecto al mismo mes del año pasado. La mayor parte del ajuste se debe a la caída en las transferencias por subsidios a la energía (-64,7%) y ligeramente al transporte (-1,5%).

 

Ambos conceptos tuvieron su impacto en el agregado. Para octubre de 2017, el aumento del gasto total fue de 12,2% respecto a octubre de 2016. A contramano de este ajuste, se destaca el fuerte incremento de los gastos por intereses de deuda (+88%) (Letras del tesoro y bonos a largo plazo).

 

El leve crecimiento registrado desde el segundo semestre de 2017, tuvo su impulso en el sector de la construcción, con una fuerte motorización de la obra pública y el consumo privado producto de posponer el aumento de tarifas de luz y gas. El abandono de ambas políticas tiende a diluir el optimismo sobre la actividad económica para el cierre de 2017 y el arranque de 2018.

 

En el marco general de ese balance, el informe del Ceso destaca el ciclo electoral que impulsó al gobierno a abandonar momentáneamente su fe liberal y dar rienda al “populismo financiero” (dólar barato con apertura importadora financiado con endeudamiento externo, y cierto impulso al gasto público, especialmente en obras), parece haber llegado el tiempo de la “cirugía liberal”.

 

El “reformismo permanente” apunta a implementar la ansiada agenda del establishment por amputar el “costo argentino”. La reforma laboral apunta a reducir el costo laboral, la reforma previsional a bajar los aportes patronales a la seguridad social y la reforma tributaria a achicar los costos impositivos.

 

En el imaginario oficialista, esas reformas permitirían un incremento estructural de nuestra competitividad que, de la mano de una profundización de los acuerdos comerciales internacionales, insertarían exitosamente a la Argentina en los mercados mundiales. “Una utopía que promete la expansión de la actividad y el empleo, con generación de divisas que vuelvan sustentable el actual esquema de endeudamiento externo”.

Dejanos tu comentario...

Lunes 22 de Enero de 2018
Caferra
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto