Sociedad
29-11-2017
Skimming: un robo imperceptible y millonario

Las estafas con clonación de tarjetas de crédito o débito generaron pérdidas por cuatro millones y medio de pesos en Rosario. Los fiscales de Cibercrimen identificaron distintas bandas que operan con esta metodología por lo general no residen en la ciudad. Ya hubo tres detenidos, todos extranjeros.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 

Carina Ortiz | Cruz del Sur

 

Según una estimación que realizó la Unidad de Cibercrimen del Ministerio Público de la Acusación, en lo que va del año se hicieron estafas en Rosario por unos cuatro millones y medio de pesos con la modalidad skimming. Los integrantes de las bandas no permanecen mucho tiempo en la ciudad, donde tampoco residen.

 

El skimming consiste en el clonado de la banda magnética de una tarjeta de crédito o débito al momento de una transacción para usarla luego con fines fraudulentos. Los integrantes de los grupos dedicados a este tipo de delito tienen distintos roles: algunos instalan los dispositivos para robar la información de la banda magnética de las tarjetas y las claves bancarias, otros extraen el dinero con las tarjetas falsificadas. En algunos casos la investigación de estos grupos determinó que al exceder el límite de extracción diario, transfieren el dinero a otras cuentas. En lo que va de noviembre tres personas extranjeras fueron detenidas por estafas con tarjetas de débito o crédito falsificadas.

 

La clonación de tarjetas de créditos a través de dispositivos portátiles –casi imperceptibles a la vista– colocados en los cajeros automáticos trajo más de un dolor de cabeza. A través de esta herramienta, que se ubica en la ranura del ingreso de la tarjeta en el cajero y una micro cámara ubicada sobre el teclado numérico, se obtiene la información de la banda magnética y la clave. Los delincuentes dejan estos dispositivos unas dos horas en cada cajero donde obtienen los datos necesarios para falsificar los plásticos.

 

Con esa información y una tarjeta melliza comenten la defraudación. Retiran dinero del cajero y, si el monto límite es excedido, transfieren el dinero a otras cuentas también clonadas. Muchos de los rostros de las personas que colocan estos dispositivos o realizan la transacción con una tarjeta clonada quedaron registrados en las cámaras de los cajeros. Hasta el momento la Fiscalía tiene unas 1.200 filmaciones y han podido determinar la existencia de al menos cuatro bandas, la mayoría integrada por hombres, incluso de otros países.

 

Cibercrimen

 

La Unidad de Cibercrimen se creó a mediados de año. Cómo esta modalidad fue creciendo –al principio se recibían entre siete y ocho denuncias semanales–, se focalizó en la investigación de estas bandas que tienen una mecánica similar. Estos grupos trabajan un tiempo en la ciudad y se van. La acumulación de casos permitió que al momento de la detención ya hubiera un seguimiento y ello habilita a llevar a audiencia imputativa más de un hecho, lo que habilita a pedir la prisión preventiva del sospechoso y desarticular la banda, según explicaron desde Fiscalía. En caso de que sólo se haya registrado un solo hecho, los delincuentes podrían recuperar la libertad porque son delitos con penas menores, de a cuerdo a los fiscales.

 

Al frente de la Unidad están los fiscales Matías Ocariz y Lucas Altare, quienes tienen contacto con otras fiscalías y juzgados del país. Afirmaron que las investigaciones son complejas y extensas. La creación de esta unidad, al agrupar los casos, permitió profundizar en las investigaciones, determinar metodologías similares e identificar las bandas que operan en la ciudad. La Fiscalía explicó que existen unos cuatro o cinco grupos que trabajan un par de meses y luego se van.

 

Lo recomendable para el usuario es estar atento cuando realiza cualquier transacción en el cajero automático. Debe tener en cuenta que la herramienta que se ubica en la ranura de la tarjera, si bien es del mismo color, deja una luz entre el aparato y el cajero. De los dos dispositivos que se instalan, el que se puede observar mejor es la micro cámara que se ubica sobre el teclado numérico. Desde la fiscalía recomendaron interferir la toma de esa cámara al momento de colocar la clave bancaria cubriéndola con la otra mano. También revisar periódicamente los movimientos bancarios.

 

Arrestos

 

Durante el mes de noviembre, tres personas extrajeras fueron detenidas por estafar con la modalidad skimming. A principios de mes un hombre de nacionalidad búlgara, de 26 años, fue detenido in fraganti cuando ponía un dispositivo en un cajero automático de un banco del microcentro. El muchacho marchó preso y fue imputado por una tentativa de estafa. Luego cayó un brasileño de 22 años.

 

El miércoles 15 de noviembre un joven brasileño de 22 años fue arrestado en Capital Federal. Lo detuvieron a la salida de un cajero automático con algunos dispositivos para clonar tarjetas. Se le abrió una causa y debió enfrentar el pago de una fianza para recuperar la libertad pero los fiscales de la Unidad de Cibercrimen lo tenían individualizado como integrante de uno de los grupos. Por lo que fue derivado a Rosario.

 

Al viernes siguiente fue imputado ante el jueza Hebe Marcoglise por 18 hechos de defraudación, cinco de ellos sólo fueron tentativas. Este muchacho pertenece a una banda mucho más grande y las investigaciones muestran la complejidad de estos grupos, explicó el fiscal Altare. Según la Fiscalía, junto a otra persona, entre el 14 de julio y el 4 de septiembre instalaron dispositivos en distintos cajeros y luego otra persona, con una tarjeta clonada, sacaba el dinero. Estiman que la defraudación alcanzó los 90 mil pesos.

 

El joven brasileño presenció la audiencia con un traductor. Prefirió no declarar y finalizada la imputación efectuada por el fiscal Ocariz, la jueza Marcogliese le dictó la prisión preventiva por el plazo de dos años, según marca la ley.

 

El tercer detenido, también de nacionalidad brasileña, cayó algunos días después cuando personal de seguridad del banco ubicado en calle Oroño y Salta vio a un hombre colocando un dispositivo en el cajero para clonar tarjetas. El sospechoso, de 41 años, fue detenido e imputado por tentativa de estafa, tentativa de falsificación de moneda plástica y conservación de elemento destinado a la falsificación.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto