Sociedad
27-11-2017
“No tenemos que probar lo que hace una fuerza de seguridad”

En conferencia de prensa, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió junto a su par de Justicia, Germán Garavano, el accionar de los prefectos que mataron de un balazo a un joven de 22 años en Villa Mascardi e hirieron a al menos otros dos manifestantes de una comunidad mapuche. Dijeron que se trata de “un grupo violento” y aunque reconocieron que hay una investigación en curso, aclararon que las fuerzas “no van a aceptar ninguna orden ilegal, que invierta el Estado de Derecho”. “A la versión que nos da la Prefectura le damos carácter de verdad”, sentenció Bullrich.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Los ministros de Justicia y Seguridad, Germán Garavano y Patricia Bullrich, brindaron una conferencia de prensa sobre la muerte de Rafael Nahuel, un integrante de la comunidad mapuche de 22 años ultimado de un balazo en un enfrentamiento con efectivos de Prefectura que rastrillaban la zona del lago Mascardi que había sido desalojada el último jueves y que dejó el saldo de al menos otros dos manifestantes heridos. En sintonía con la postura que asumió el gobierno de Mauricio Macri ante la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, los funcionarios se mostraron fiermes en su defensa de la versión que dieron los efectivos de esa fuerza de seguridad y centraron todas las responsabilidades a los manifestantes, a quienes acusan de ser "violentos", aún cuando ningún uniformado resultó herido en el supuesto enfrentamiento.

 

"Estamos tristes y queremos mandarle a la familia de Nahuel un pésame", comenzó diciendo Bullrich. Tras eso, dio su versión de la situación. "Tenemos que conceptualizar y caracterizar una situación que hace varios años que sucede pero que se llevó de una manera que no fue tomada en cuenta. En el sur del país han ocurrido más de 60 acciones, violentos atentados que nos llevan  a nosotros a caracterizar que estamos en una situación frente hechos violentos que han escalado esta situación de violencia", sostuvo.

 

En su caracterización de la comunidad a la que pertenecía Rafael Nahuel, la ministra habló de "grupos que no respetan la ley, que no reconocen a la Argentina, que no aceptan el estado, la constitución, nuestros símbolos, que se consideran como poder fáctico que puede resolver con una ley distinta a todos". "Han tomado a la violencia como la forma de acción política", resumió.

 

Sobre el procedimiento realizado el jueves pasado afirmó que "llevamos adelante una acción legal y legítima". "Queremos plantear que el Ministerio de Seguridad va a dar claras instrucciones a las fuerzas de seguridad de que no van a aceptar ninguna orden legal ni anti jurídica que invierta el rol, que significa que un lugar no pueda ser custodiado por un poder fáctico, que se invierta el rol de lo que el estado debe hacer frente a un grupo que está fuera de la ley que intenta convertirse en este poder fáctico y tomar un territorio e imponer una ley distinta a la que tienen todos los ciudadanos argentinos", amplió.

 

"Ya lo hemos vivido los argentinos y esto es una decisión muy de fondo, habla muy en claro donde está la ley y qué tiene que hacer cada una de las fuerzas federales que están bajo nuestra conducción", sentenció. "Es importante porque es un principio de legalidad que hace a un estado de derecho", destacó. Asimismo, explicó que se trató de hablar con estos grupos violentos: "Se ha planteado un dialogo, estamos totalmente abiertos al diálogo con todo grupo pacífico. Todos puedan tener una protesta o reivindicación y quieran resolver los problemas dentro del marco de la ley, no habrá un diálogo con grupos violentos".  "Se acabó el mundo al revés", concluyó.

 

Por su parte, Garavano expuso: "El Gobierno siempre ha estado abierto al diálogo, generado espacios que permitan encontrar soluciones, lo que el Estado argentino no puede permitir bajo ningún concepto es la violación de la ley, la extorsión o la violencia como forma y poner en crisis al estado de derecho".

 

"La existencia de estos grupos es algo que tenemos que tomar en cuenta y creo que en esto es importante también el accionar de la justicia", argumentó el ministro al tiempo que anticipó que desde el Ejecutivo "vamos a acompañar al juez y a la fiscal".

 

"No es la violencia el camino para solucionar los conflictos y debe ser repudiada por todos, y el Estado debe ejercer su rol en una sociedad", afirmó. Y agregó: "El Gobierno construye y apoya todo lo que tenga que ver con la paz, con lograr sociedades más pacificas y tiene que haber un repudio generalizado de estos grupos que usan la violencia".

Dejanos tu comentario...

Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto