Sociedad
22-11-2017
Otra vez en el banquillo

El clan Cantero ya fue juzgado por asociación ilícita y homicidio, en el caso Walter Cáceres: todos terminaron absueltos. Este martes comenzó en el Centro de Justicia Penal un nuevo debate oral, con 25 imputados. Tras una escena desopilante, las defensas descargaron una batería de pedidos de nulidades.

 

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

El segundo proceso contra la banda de los Monos por asociación ilícita en siete años tuvo este martes el inicio del juicio oral y público, tras una serie de escarceos motivados por el lugar de alojamiento durante los sucesivas jornadas de ocho de los 25 acusados, los que llegaron al debate detenidos. Así, se prevé que durante las audiencias, que durarán hasta abril próximo, no sólo se ventilarán los hechos que pretenden demostrar la connivencia de civiles y policías para concretar actos delictivos indeterminados, sino muchos otros actos, como homicidios, que fueron jalonando la disputa entre bandas por territorio, en especial para la venta de drogas.

 

Es un intrincado mapa que arranca con el crimen del adolescente Walter Cáceres, ultimado cuando un micro de la barra de Newell’s fue atacado a tiros en febrero de 2010 frente a barrio Las Flores, caso que terminó con los cuatro encausados absueltos, entre ellos Claudio “Pájaro” Cantero. La ejecución de este último, en mayo de 2013, disparó una serie de venganzas y la consecuente caída en desgracia del clan de barrio La Granada. Estos dos crímenes, igual que el asesinato de Martín “Fantasma” Paz (en septiembre de 2012), siguen por el momento impunes, aunque el caso de Paz originó la pesquisa por asociación ilícita por la que ahora es enjuiciado el clan Cantero.

 

Este martes el núcleo del clan se sentó codo a codo en el Centro de Justicia Penal de Sarmiento y Virasoro, edificio que se inaugura con este juicio: Máximo “Guille” Cantero flanqueado por Jorge “Ema” Chamorro y Leandro “Gordo” Vilches; al lado de éste el Ariel “Viejo” Cantero y Ramón Machuca, alias Monchi Cantero. Guille y Monchi, hijos del Viejo, acusados como jefes de la asociación ilícita.

 

Guille, Gordo y Ema, además de un cuarto, también están procesados por el crimen de Diego Demarre, ocurrido dos días después del asesinato del Pájaro. Monchi, asimismo, como instigador de otras cuatro muertes: el triple crimen de la familia César (un día después del crimen de Demarre) y el de la adolescente Lourdes Cantero, también en mayo de 2013.

 

Pero el juicio casi no arranca: los ocho detenidos se desnudaron y rompieron su ropa en protesta por las condiciones de detención y, tras una negociación, al final aceptaron ingresar a la sala, luego de que el tribunal prometiera que volverán cada día a la cárcel de Piñero. Este lunes habían presentado un habeas corpus ya que fueron trasladados a celdas de resguardo de la prisión de Pérez, donde estaba previsto que regresaran el próximo viernes.

 

Entretanto, iban a pernoctar en las celdas transitorias del Centro de Justicia Penal, tal como había previsto el Ministerio de Seguridad, pero al final la protesta modificó esa previsión, con lo cual el fuerte operativo, del que toman parte dos centenares de efectivos provinciales y federales, deberá modificarse. La principal preocupación son los traslados, sobre todo con el antecedente de marzo pasado, cuando las combis penitenciarias que trasladaban a los acusados por el crimen del Pájaro Cantero fueron atacadas a balazos en la autopista Brigadier López, camino a Coronda.

 

El núcleo de la acusación es la pesquisa que en un primer momento encabezaron el juez Juan Carlos Vienna y la División Judiciales de la UR II –cuyas actuaciones fueron fuertemente cuestionadas–, basada esencialmente en escuchas telefónicas y testigos de oídas. Vienna era amigo del padre del Fantasma, Luis Paz, e incluso viajaron juntos al exterior en dos ocasiones, por lo cual las defensas atacarán la prueba por este vínculo, que a su entender orientó la investigación hacia el clan Cantero por el crimen del Fantasma. La hermana de éste, Mercedes Paz, fue pareja del Pájaro Cantero los últimos seis años de su vida, pero aunque todo el clan fue sometido a investigación esta joven apenas brindó declaración testimonial ante Vienna.

 

También las defensas atacarán la legalidad de las escuchas, cuya validez por ahora ha sido ratificada en todas las instancias. Igual cuestionarán la jurisdicción provincial de esta investigación, que fiscales federales de primera instancia habían reclamado para sí, aunque el fiscal general de Casación nacional optó por no sostener ese planteo, cuando ya los enfrentamientos políticos entre Nación y provincia habían derivado en el pacto que permitió el desembarco federal de abril de 2014, el mismo día en que la División Judiciales fue descabezada.

 

También estará en juicio la participación de trece uniformados, once de ellos de la Policía provincial, además de un prefecto y un policía federal. Once acusados ya firmaron juicios abreviados por la asociación ilícita, entre ellos un ex prefecto y otro policía, el sargento Juan “Chavo” Maciel, quien se desempeñaba en la Secretaría de Delitos Complejos del Ministerio de Seguridad. Su jefe inmediato, el comisario Gustavo “Gula” Pereyra, está sentado esta semana en el banquillo. Un interrogante es hasta dónde tirarán de la cuerda las defensas durante el debate con respecto a la eventual participación política en el entramado delictivo: si los uniformados actuaban sólo por cuenta propia, como dice la investigación, o en el marco de una estructura recaudatoria paraestatal.

 

Este martes, apenas arrancó el debate, las defensas recusaron al tribunal, habida cuenta de que Ismael Manfrín, presidente del tribunal, y María Isabel Mas Varela, ya intervinieron en el juicio por el crimen del Pájaro Cantero, pero los jueces (también integra el tribunal la magistrada Marisol Usandizaga) no hicieron lugar al planteo. También se planteó la nulidad de las escuchas en el caso de Monchi, quien está procesado como instigador del crimen de Lourdes Cantero. En este caso ya hay un policía condenado, Juan Delmastro (también juzgado ahora por asociación ilícita), cuya sentencia fue avalada por la Corte Suprema.

 

En total son 19 los defensores que intervienen en las audiencias, mientras que son cinco los fiscales: Luis Schiappa Pietra, Gonzalo Fernández Bussy, Alejandra Rodríguez, María Ballari y Osvaldo Moschetta. Está previsto que haya audiencias entre lunes y jueves (los lunes y miércoles en jornadas matutina y vespertina) y los viernes se reservan para la realización de medidas o bien para los testigos (son 280) que no hayan podido declarar en las fechas previstas. Durante lo que resta del año se juzgará la asociación ilícita, mientras que desde el 6 de febrero, pasada la feria estival, será el turno de los homicidios.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto