Sociedad
25-10-2017
La historia de Nené, de chofer a súperproveedor de marihuana

Hace una década cayó en San Lorenzo al mando de un Falcon que llevaba 50 kilos de cannabis. Ahora lo investigan como quien aporta gran parte de las 15 toneladas semanales que ingresan al país por Itatí. Cayó en Misiones luego de que otro hombre intentara entrar en una Amarok a su nombre con cocaína Paraguay. Y lo acusan de ser quien comandó el espectacular robo de la avioneta el verano pasado en Victoria.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Alberto Carpintero | Cruz del Sur


Contrató el servicio en Funes. Al señar el salto en paracaídas para quince personas a llevarse adelante el día siguiente en Victoria, Darío Roas y un compinche, dice la acusación, entregó 500 dólares. El 21 de febrero pasado cuatro hombres llegaron con la excusa de festejar una despedida de solteros en un vehículo que nadie vio, preguntaron con su acento paraguayo si la Cessna 182 estaba lista y desenfundaron armas. Sin más violencia que la de esos caños apuntando, redujeron y maniataron a las cinco personas que estaban allí, en la puerta del hangar del aeroclub, llenaron el tanque de la avioneta y juntaron nueve paracaídas y elementos electrónicos como valioso botín. Mientras algunos se iban en el auto de dos de las víctimas, el resto, entre ellos Roas, conocido como Nené y de 34 años, se dividió entre la aeronave y el vehículo en que habían arribado los asaltantes. El golpe estaba consumado.

 

La escena cinematográfica del asalto pronto dio sus primeros sospechosos: un ex socio de los hermanos que brindan el servicio de salto en tándem en Victoria. La pesquisa se centró en Rosario y por las características del robo se ubicó en torno de un móvil narco. Recién en abril volvió a haber novedades. La avioneta fue encontrada estrellada en los esteros del Iberá, pero en su interior no había víctimas.

 

Sí trascendió que tres hombres con acento paraguayo habían pedido atención en un centro de salud cercano, asoledados, sedientos y picados por alimañas; dijeron que se habían extraviado en una excursión de pesca. Una vez hidratados, siguieron viaje sin problemas, aunque dejaron asentados sus nombres verdaderos: Valentín R., Daniel S. y Bernardino G (todos aún prófugos).

 

Para la misma época la investigación del fiscal entrerriano Eduardo Guaita desembocó en allanamientos en la zona sur de Rosario: Ayolas al 500, Viamonte al 100, Colón al 2400, Necochea al 3200, bulevar Seguí al 1000 y avenida de Rosario al 500. Hubo un solo detenido, Mario C., vinculado con el mundo del paracaidismo, y en las horas siguientes se presentó ante la Justicia Walter Q., alias Rana y de 48 años, el instructor que había sido mencionado como ex socio por los hermanos propietarios del servicio en Victoria. Dos meses más tarde, ya procesado, Rana fue hallado sin vida en su casa de Necochea al 3200. La hipótesis principal fue suicidio.

 

La investigación volvió a tener novedades el mes pasado: Héctor D.L., un misionero, fue detenido en un motel de la ciudad de Posadas. Un policía entrerriano se hizo pasar por mujer, lo contactó vía la red social Facebook y pactó un encuentro en el lugar donde fue arrestado. Pero quedaba más.

 

Dos semanas atrás un hombre al mando de una VW Amarok fue detenido por la Aduana en la localidad fronteriza de Encarnación con seis kilos de cocaína en el interior. El vehículo estaba a nombre de Darío Concepción Roas, el mismo Nené con pedido de captura por el asalto en Victoria. La Policía lo halló un rato más tarde durmiendo en la vivienda del chofer de la Amarok, Diego I., en la ciudad de Posadas.

 

Según voceros del caso Nené había sido detenido en San Lorenzo una década atrás. Entrada la noche del 11 de junio de 2007 frenó su Ford Falcon naranja en el cruce de la A012 y la 34. Había un control de la Patrulla de Caminos de la regional XVII. Cuando le pidieron la documentación pudo demostrar que todo estaba en regla, pero en un instante el hombre que lo acompañaba abrió la puerta, bajó y echó a correr. Nunca más se supo de él.

 

Roas, entonces de 23 años, quedó mudo. Apenas miró cuando los policías de Drogas Peligrosas sacaron minutos después desde abajo del asiento trasero 31 panes de marihuana y otros 19 de las butacas delanteras. Nené tenía, y tiene, domicilio en la localidad bonaerense de Villa Martelli y cuenta con doble nacionalidad. Le dieron cinco años y medio de cárcel que la Cámara de Casación le confirmó. Asistido por la defensa pública, insistió hasta 2012 por el beneficio para litigar sin gastos en la Corte nacional.

 

Pero Nené parece haber hecho un largo y ascendente recorrido desde que fue apresado al mando del Falcon naranja. Un informe de la Procunar lo ubica como proveedor, junto con su hermano, del narco de la localidad correntina de Itatí Federico Marín, alias Morenita. Según el juez federal porteño Sergio Torres, que en marzo pasado encabezó el operativo Sapukay que golpeó al poder político del pueblo correntino ubicado en la frontera con el Paraguay, hay escuchas entre Nené y Morenita –aún prófugo– donde pactan un encuentro en la localidad paraguaya de José Eduvidis Día, en la zona de Ñeembucú, donde los hermanos Roas tienen la base de su operatoria.

 

Según la investigación de Torres, por Itatí entraban 15 toneladas de cannabis semanales para ser distribuidas en siete distritos, entre ellos Santa Fe, a través de la banda de los Monos, considerada por Casación –al confirmar los procesamientos de Torres– como una de las tres patas de la organización. Las otras dos son Marín, por cuyo paradero el Ministerio de Seguridad de la Nación ofrece medio millón de pesos, y Luis “Gordo” Saucedo, ex empleado comunal de Itatí que también se mantiene como fugitivo y cuyo hermano Cirilo (asimismo prófugo) vivió dos años en Rosario.

Dejanos tu comentario...

Domingo 19 de Noviembre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto