Sociedad
11-10-2017
Los diez millones del Zurdo Villarroel

El juez federal Francisco Miño encausó al Narco de Alto Verde, a su pareja y los dos dueños de una inmobiliaria por lavado de activos. Les trabó embargo por dos millones de pesos a cada uno y también sobre cinco vehículos de alta gama, entre ellas la cupé de que fuera del Fantasma Paz, hallada finalmente en una playa de estacionamiento de la capital provincial.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 

Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

Diez millones de pesos en propiedades y vehículos es la acusación de haber introducido en el circuito legal que pesa sobre Sergio “Zurdo” Villarroel, su pareja y los dueños de una inmobiliaria, que acabaron con un embargo de dos millones de pesos cada uno. Esa fue la resolución del juez federal de Santa Fe Francisco Miño, quien encausó al cuarteto y además trabó embargo sobre cinco autos de alta gama, entre ellas la famosa cupé de Martín “Fantasma” Paz, asesinado en 2012.

 

El auto, valuado en 70 mil dólares, fue detectado en poder del Zurdo a partir de documentación hallada en la oficina inmobiliaria, pero recién fue secuestrada cerca de la coqueta zona portuaria de la capital provincial a principios de agosto pasado, luego de que se conociera el pedido de indagatoria del fiscal federal Walter Rodríguez. Villarroel y su pareja ya estaban procesados por comercializar droga desde el distrito costero de Alto Verde en la investigación de la que se desprendió la actual causa por lavado.

 

La cupé BMW Z4 fue comprada por el Fantasma Paz, aunque a nombre de un empresario metalúrgico de Funes, tres días antes de ser acribillado a balazos en septiembre de 2012 en Entre Ríos y 27 de Febrero, mientras iba con su mujer y su hijo, caso aún impune que dio origen a la megacausa Monos por asociación ilícita contra el clan Cantero.

 

Se ignora cómo es que el vehículo, que según es norma en los procesos judiciales se devuelve sólo al conocerse la sentencia de un caso, llegó al poder del Zurdo, según lo determinado por escuchas y fotos. Una hipótesis de los investigadores es que el ex manager de boxeo Luis Paz, padre del Fantasma y quien prestó declaración bajo sospecha leve como instigador del crimen de su yerno, el capo de los Monos Claudio “Pájaro” Cantero, pudo haber intercambiado con el Zurdo la cupé por una vivienda en el country Los Molinos, de la localidad de Recreo.

 

Luego de que fuera secuestrada documentación en poder de Jorge Lescano y Graciela Bugnon, los dueños de Habitar Negocios Inmobiliarios (ubicada en bulevar Gálvez 1791), que dio el dato sobre la cupé, esta fue finalmente incautada en una playa de estacionamiento de San Jerónimo y Zazpe, a poco más de cien metros de los Tribunales provinciales, el martes 8 de agosto pasado. Alguien la había dejado el fin de semana anterior allí, entregó las llaves y se marchó, luego de que trascendiera el pedido del fiscal Rodríguez sobre el cuarteto apuntado por lavado. Las patentes estaban en el baúl del auto.

 

El Zurdo fue detenido en el marco de doce allanamientos llevados adelante por la Justicia federal en diciembre pasado y luego terminó procesado por narcotráfico, igual que su pareja, Débora Flores. Según la acusación, desde al menos 2014 dominaba la venta de drogas en distintos sectores de la ciudad desde el distrito Alto Verde, donde poseía una empresa de tevé por cable y sostenía un club de fútbol infantil.

 

Villaroel y Flores disponían de un patrimonio millonario conformado por una gran cantidad de vehículos de alta gama, tractores, inmuebles y hasta embarcaciones náuticas, imposibles de justificar con las fuentes de ingreso formalmente declaradas, dice la Justicia federal. De hecho, entre 2012 y 2013 Villaroel se mantuvo inscripto como monotributista ante la Afip, describe el magistrado Miño, quien dispuso procesar a la pareja por lavado de activos.

 

La medida también alcanza a los dueños de la inmobiliaria, quienes según el fallo intervinieron en las distintas maniobras. La resolución, que dispuso el embargo por dos millones de pesos para cada acusado, además de cinco vehículos de alta gama, fue en línea con el pedido del fiscal Rodríguez.

 

Para Miño, Lescano y Bugnon, a través de la inmobiliaria e incentivados por el cobro de comisiones, “participaron activamente en la gestión comercial para lograr la adquisición, almacenamiento, venta y cobro de distintas operaciones correspondientes a bienes que tuvieron origen en utilidades provenientes del narcotráfico” y que integraron el patrimonio de Villaroel y Flores.

 

Una de las estrategias trazadas para disimular la disposición que sobre dichos bienes ejercían los imputados era, según la pesquisa, la ausencia de anotación formal de los mismos ante los registros creados a tal fin. La responsabilidad de Lescano y Bugnon se encuentra acreditada –entre otros elementos– a través de una gran cantidad de intercepciones telefónicas que dan cuenta del “elocuente” conocimiento que estos tenían sobre el origen ilícito de los bienes de Villaroel y Flores, firmó Miño.

 

“Teniendo en cuenta el plexo probatorio de autos, se puede sostener que los imputados Lescano y Bugnon eran los encargados de administrar y efectuar las gestiones comerciales a favor de Villaroel y Flores para la adquisición de bienes en forma simulada, al menos en el espacio de tiempo que aquí se investiga”, señaló el magistrado, quien procesó a los cuatro acusados como autores penalmente responsables de lavado de dinero agravado.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 18 de Octubre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto