Economía
27-09-2017
Deuda: la lotería de la catástrofe

Del total de los vencimientos millonarios por endeudamiento de 2017, el 64% fue contraído en el año y medio que lleva Macri en el gobierno. El pago de intereses afecta al 9% del PBI, más que lo destinado a Educación. El nivel de deuda externa de Argentina con Cambiemos duplicó ya el máximo histórico: los 18 mil millones de dólares contraídos en 1982 por la guerra de Malvinas.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

La deuda externa es desde hace más de cuarenta años el mayor de los problemas económicos de la Argentina. Sus consecuencias se vieron de forma catastrófica en 2001, en 1989, en 1982 y fueron amortizadas en 2008 –cuando estalló la crisis mundial a partir de la caída de la burbuja financiera de Wall Street– gracias apolíticas que diversificaron el financiamiento.

 

Sin embargo, y lamentablemente, el hábito de analizar y contemplar la política económica en el corto plazo, más los intereses particulares de los principales medios nacionales en la acumulación y fuga de capitales, han hecho de la deuda un tema siempre postergado, una suerte de volcán que acumula energía hasta que explota.

 

“Endeudar y fugar. Un análisis de la historia económica argentina de Martínez de Hoz a Macri” (editorial Siglo XXI), el libro editado por Eduardo Basualdo, en el que escriben Mariano Barrera, Leandro Bona, Mariana González, Pablo Manzanelli y Andrés Wainer, echa luz sobre algunos aspectos de la dinámica económica y política argentina que la mayoría de los enfoques de prensa desdeña.

 

Según analizan y prueban los investigadores (todos pertenecen a Flacso y, la mayoría, al Centro de Información y Formación de la Argentina –Cifra–, que funciona en CTA y desde donde Basualdo disparó algunos de los dardos más críticos contra la gestión del kirchnerismo), el pago de intereses de deuda para este período se estima en un 10% del Producto Bruto Interno, cuando el presupuesto para Educación apenas llega al 6 ó 7%.

 

Allí leemos, como lo expuso Leandro Bona, que “Por la velocidad y volumen inédito de endeudamiento externo (del gobierno de Cambiemos en el año y medio que lleva en el poder), difícilmente haya casos con parangón en el resto del mundo”. Y repasa la historia: “El año donde más endeudamiento hubo en todo el período 1976-2001 fue 1982, precisamente el de la guerra de Malvinas.

 

A valores de hoy, ese año el gobierno nacional se endeudó en un poco más de 18 mil millones de dólares, que es mucha plata. Ahora, el año pasado, el endeudamiento del gobierno nacional y el Banco Central superó los 40 mil millones de dólares, es decir más del doble de esa cifra”.

 

Y agrega: “En los primeros siete meses de este año llevamos más de 26 mil millones, con lo cual probablemente estemos empatando en 2017 los 40 del año pasado. En tan solo un año y medio ya aumentamos 50% el total del endeudamiento externo del sector público nacional sin contar las provincias, que ya se endeudaron en más de 10 mil millones de dólares en este período”.

 

Basualdo incluso hace un gran esfuerzo para que el lector menos informado pueda dimensionar el volumen de la deuda y los nefastos augurios que trae: con la actual dinámica “por mes hay un endeudamiento externo del gobierno nacional de más de 3.400 millones de dólares; eso da que por día son casi 115 millones de dólares. Por hora casi 5 millones de dólares. Mientras digo esto nos debemos haber endeudado unos 2 millones de dólares aproximadamente”.

 

Y busca ejemplos: “Con el endeudamiento del año pasado Argentina podría haber construido 10.500 kilómetros de autopistas. Con lo que nos endeudamos tan solo en un mes podríamos haber hecho el tren a Tucumán nuevo, con la más moderna tecnología. Y con lo que nos vamos a endeudar hoy podríamos construir tres clínicas de once pisos con 180 camas. Todo esto no lo vemos, no está, pero lo vamos a tener que pagar todo, lo equivalente a eso en el largo plazo, en algunos casos hasta dentro de 100 años. Es muy importante dar cuenta de la dimensión que está tomando esto porque se habla de los aumentos en las tarifas, de la caída del salario y la deuda está teniendo en este momento un protagonismo que es central y lo vamos a empezar a padecer entre todos en muy breve plazo”.

 

El libro no sólo aborda ese agujero negro que es la deuda externa, también analiza la fuga de capiteles, que es la contracara del endeudamiento en el sistema del capital financiero internacional que hoy gobierna Argentina. Con datos y fuentes claras y documentadas, los autores señalan: “Hay un ritmo de fuga de más o menos mil millones de dólares por mes acelerándose en este año. El gobierno había prometido inversiones, pero por ahora va ganando por goleada la fuga de capitales”.

 

“Se habló de la pesada herencia –señala Basualdo–, uno puede pensar que en realidad este endeudamiento viene a cubrir obligaciones contraídas con el exterior durante los gobiernos anteriores, hasta el 2015. El 2017 es un año de vencimientos extraordinarios. Vencen entre deuda nueva y deuda vieja 68 mil millones de dólares y uno dice ‘bueno, es una cifra realmente espectacular’. Pero de esos 68 mil millones, 23 mil son de obligaciones contraídas con anterioridad a diciembre de 2015, y 44 mil, ¡el 64%, son deudas del actual gobierno! Lo estamos viendo ahora y lo vamos a ver en los próximos años, es decir en el corto plazo. El pago de las obligaciones con el exterior ya significa aproximadamente 9% del gasto público, lo que implica superar el gasto en Educación. Es realmente una cifra significativa en términos de intereses y por supuesto va a haber que pagar los intereses y el capital”.

 

Fuente: ArtePolitica.com

Dejanos tu comentario...

Miércoles 18 de Octubre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto