Mundo
25-09-2017
El triunfo de Merkel, eclipsado por el avance neonazi en Alemania
La canciller conservadora Ángela Merkel resultó electa este domingo para un cuarto mandato en ese país. Pero el dato de la jornada fue el amplio respaldo que tuvo en las urnas la ultra derecha, que consiguió una banca en el Parlamento y quedó ubicada como tercera fuerza.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

La canciller Angela Merkel ganó este domingo las elecciones generales de Alemania y no hay duda de que asumirá un cuarto mandato, pero los que más festejaron no fueron sus militantes conservadores sino la extrema derecha que por primera vez desde 1961 tendrá una bancada en el parlamento, tras consagrarse en las urnas como la tercera fuerza política de la potencia económica de la Unión Europea.

 

Según las proyecciones difundidas por la televisión pública ZDF, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y sus tradicionales aliados de Baviera fueron ratificados como la primera minoría política de Alemania con 33,5% de los votos, mientras el Partido Socialdemócrata (SPD), la otra gran fuerza del bipartidismo del país, sufrió la peor derrota electoral de su historia al conseguir sólo un apoyo de 21%.

 

Más lejos pero con un resultado inédito, el partido xenófobo y antimigratorio Alternativa para Alemania (AfD) se consagró como la tercera fuerza política con 13%, por delante de los liberales del FDP que volvieron a ingresar al parlamento con 10% de los votos, y de Los Verdes y La Izquierda, que empataron con 9%, siempre según las proyecciones.

 

Fiel a su estilo, Merkel fue moderada y pragmática en su festejo.  "No hay que darle vueltas al asunto, esperábamos un mejor resultado, pero no debemos olvidar que pasamos por un difícil mandato; en todo caso, logramos nuestro objetivo estratégico, que era seguir siendo el partido más fuerte y que no se puede formar gobierno en contra nuestra", aseguró la canciller en un discurso desde la sede de su partido en Berlín, citada por la agencia de noticias EFE.

 

"Tenemos el encargo de formar gobierno y asumiremos esa responsabilidad en diálogo sereno con otros socios", concluyó la veterana canciller, quien lleva 12 años en el poder, siempre gobernando en coalición con otros partidos, a veces los socialdemócratas, a veces con el FDP.

 

Pese a la victoria en las urnas, el clima en la sede del CDU no era festivo. Ni bien terminó el discurso de Merkel, los dirigentes y los militantes fueron abandonando el edificio rápidamente, en silencio.

 

Para la mayoría de los alemanes estas elecciones dejaron un sabor muy amargo: por primera vez desde 1961 la extrema derecha, que reivindica "victorias" de la época nazi y que rechaza tajantemente al islam y a gran parte de la inmigración, tendrá una representación en el Bundestag, la cámara baja federal, donde se discuten y se definen las principales políticas del gobierno.

 

Por eso, el verdadero clima de festejo esta noche en Berlín se concentró dentro del bunker de la AfD, mientras afuera alrededor de un centenar de militantes de izquierda se concentraron para gritar: "¡Afuera nazis!"

Dejanos tu comentario...

Miércoles 18 de Octubre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto