Política
02-08-2017
La grieta como eje de campaña

La Casa Rosada envió sus coordenadas para la provincia. El objetivo es no confrontar con candidatos santafesinos sino apostar a alimentar las diferencias entre el pasado kirchnerista y un futuro promisorio. Cambiemos y su idea de ganar las PASO a como dé lugar, para luego barajar, buscar al contrincante funcional a su estrategia electoral y empezar de nuevo de cara a las generales.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 Orlando Chircaz | Cruz del Sur


El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, pidió a los candidatos a diputados de Cambiemos que no confronten con sus contrincantes. Les explicó que el nivel de conocimiento de los demás candidatos es muy bajo y que conviene no subirlos al ring para las PASO. Lo único permitido es polarizar: entre la pesada herencia kirchnerista y el futuro promisorio con “gente buena”.

 

También les aclaró que la adhesión electoral en Santa Fe es al sello Cambiemos y al presidente Mauricio Macri (por eso se aguantan llevar a un absoluto desconocido como Albor Cantard). Estas definiciones surgieron la semana pasada cuando el jefe de Gabinete, y encargado de la campaña a nivel nacional, estuvo en la ciudad capital para terminar de cerrar la estrategia política.

 

Están convencidos de que van a ganar en la provincia de Santa Fe, aunque sea por un punto, y Peña (principal ejecutor de las maniobras y acciones del ecuatoriano Jaime Durán Barba) remarcó que eso servirá para quedarse con las mejores fotos y los mejores títulos en los diarios del lunes 14 de agosto. Quieren mostrar que la gente apuesta al “cambio” y tienen asegurada la victoria de octubre.

 

Ni el Frente Progresista, Cívico y Social con Luis Contigiani, ni el PJ con sus distintos candidatos, mucho menos el Frente Renovador y los demás partidos y alianzas serán nombrados en esta etapa por parte de Cambiemos. Enfrentarse a Cristina Fernández, pararse en la grieta y ampliarla le rinde bastante más a la Casa Rosada; así lo dijo Durán Barba, así lo ejecuta Peña.

 

Desde el radicalismo amarillo prometieron intensificar los timbreos y poner toda la logística proselitista posible –o a alquilar– para garantizar que en las primarias haya un claro ganador. Peña felicitó el ímpetu y el trabajo desplegado en el territorio provincial pero también abrió el paraguas: a la prensa le aclaró que el jefe de la campaña en territorio santafesino es el intendente José Corral.

 

Al actual presidente del radicalismo nacional no lo conmueve la presión, la acepta. De hecho en las últimas semanas se metió de lleno en la campaña, no tanto con Cantard, sino en su propio distrito porque el socialismo le saca varios puntos de ventaja en las encuestas para el Concejo Municipal. Por primera vez, José Corral salió a atacar y hasta utilizó unas mentiras para sumar porotos.

 

Con la presunta tranquilidad que le dan los sondeos de la Jefatura de Gabinete, el intendente por ahora se desentiende de la elección nacional y le apunta los cañones a su pago chico. La preocupación tiene nombre y apellido: Emilio Jatón. El actual senador por La Capital tiene un altísimo nivel de conocimiento y es el blanco de las críticas y operaciones del PRO/UCR.

 

Perfiles truchos del candidato a concejal socialista, que están financiadas porque aparecen como publicidad, noticias falsas y tickets de comida con su nombre entregados por punteros de la municipalidad, son algunas de las situaciones que se observaron en las últimas semanas. Jatón lo denunció por este tema a través de su cuenta oficial y podría recurrir a la Justicia para que investigue.

 

Los primeros heridos

 

Un dato no menor para el futuro de Cambiemos es que el propio Presidente está dispuesto a correr hasta a los más leales para lograr quedarse con la provincia, y con Rosario obviamente. En esa estrategia la primera víctima fue el presidente del PRO, Federico Angelini, quien ocupa un lugar testimonial en la campaña y desde Buenos Aires le reprochan por la pelea entre “Anita y Roy”.

 

En ciudad de Santa Fe, por ejemplo, a la lista de concejales del PRO la corrieron del centro de la escena durante el acto que encabezó Mauricio Macri el pasado lunes. La Municipalidad local apuesta a su lista, que tiene a gente de Espacio Carrió y el Peronismo Federal. El PRO nacional no se mete, mientras que el candidato local denuncia maltrato.

 

Se trata de Ulrich Lehmann, el mismo dirigente que la semana pasada no quiso ir a una cena de Cambiemos para recaudar fondos porque la tarjeta costaba 50 mil pesos. Es el hermano de la tercera en la lista de precandidatos a diputados nacional que encabeza Albor Cantard, Lucila Lehmann. Y el lunes fue arrastrado por un patovica para que no tome contacto con Mauricio Macri.

 

Aún en ese contexto, donde la Presidencia escoge a dedo sus candidatos en todo el país y exige que se eviten las internas locales, lo cual deja en manos de los personalismos y los aparatos partidarios la definición exclusiva de las candidaturas, hay dirigentes del PRO que buscarán eliminar las PASO en la provincia. Así lo indicó el diputado provincia Norberto Nicotra.

 

El dirigente rosarino pretende que en 2019 no haya primarias obligatorias. Toman nota en la Legislatura porque la idea es transversal a varios partidos y una posible solución para que los aparatos puedan imponer sus lógicas. El candidato Jorge Boasso puede dar fe de cómo influyen las instituciones internas durante los procesos electorales que vienen ríspidos.

 

En estos comicios nacionales en Santa Fe quedaron autorizadas 17 alianzas transitorias, frentes y confederaciones de partidos políticos, con 57 listas que estarán en el cuarto oscuro el 13 de agosto. Para las elecciones generales, pasarán las listas del o los partidos (en alianza) que superen el piso del tres por ciento de los votos válidos emitidos en las PASO.

 

Con el guión bien aprendido

 

El presidente Mauricio Macri visitó el lunes la ciudad de Santa Fe para dar su apoyo a la lista de precandidatos a diputados nacionales y oxigenar la campaña de Cambiemos en la capital provincial, donde las números no le sonríen. En ese sentido, evitó criticar a las autoridades del gobierno de Miguel Lifschitz y referirse a los candidatos de los otros partidos.

 

Solo se limitó a decir que falta más apoyo para avanzar en las políticas que ayudarán a salir de la crisis que dejó el gobierno anterior. También señaló que muchas de las críticas que recibe es de dirigentes que fueron gobierno hasta 2015 y que culpa de las políticas implementadas hoy el país sigue sin despegar. Las arengas, la música de Gilda, globos y el papel picado de colores.

 

Antes del acto, que contó con colectivos rentados para trasladar vecinos y militantes, Macri se reunió con el gobernador Miguel Lifschitz. Desde presidencia no hicieron declaraciones oficiales sobre el encuentro, pero el mandatario santafesino interpretó que está cerca una propuesta de la Casa Rosada para pagar los 50 mil millones de pesos de deuda por coparticipación.

Dejanos tu comentario...

Lunes 23 de Octubre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto