Sociedad
26-07-2017
Las Flores: territorio de venganza
Como ocurre tras el crimen de algún integrante del clan Cantero, en la zona sur ven una saga de ejecuciones recientes como parte de las vendetas de la banda de los Monos, ahora por el asesinato de una hermana del fundador del clan, como antes había sucedido tras las muertes de dos de sus hijos.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 

Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

La saga de venganzas atribuida a la banda de los Monos arranca allá a fines del siglo pasado, desde cuando sucesivos ataques diezmaron a sus organizaciones rivales en barrio Las Flores como los Garompa, la banda del Colorado Arriola o más acá en el tiempo, los Cambichos, cuando estos decidieron independizarse y terminaron en su mayoría presos o muertos. Claro que en aquellos años difícilmente estas vendetas treparan a la tapa de los diarios. Todo cambió desde el crimen de Claudio “Pájaro” Cantero, en mayo de 2013, lo que trajo aparejada una docena de homicidios interpretados como un vuelto por ese asesinato con integrantes de los clanes Bassi, Damario y Muñoz entre las víctimas. Ahora, luego de que Isabel “Chabela” Cantero fuese ejecutada en un oscuro episodio el 16 de junio pasado, en el sur interpretan dos recientes hechos como consecuencia de la muerte de la hermana de Ariel Cantero, padre del Pájaro y fundador del clan.

 

El crimen de Chabela rompió la tranquilidad del barrio, donde en las últimas épocas los episodios de violencia no habían sido tan frecuentes. Un mediodía de viernes, tres mujeres del clan Cantero fueron emboscadas a la vuelta de su casa, en España al 7100, casi esquina Lirio. Alguien comenzó a disparar y los tiros, además de matar a Chabela, hirieron de gravedad a su nieta; su hija también terminó con graves lesiones por golpes en la cabeza y asimismo resultó herida en una pierna una vecina. Familiares y vecinos de los Cantero apuntaron a María Soledad Schneider, alias Pato y de 27 años, domiciliada justo enfrente de donde ocurrió el ataque, y a su pareja, David Díaz, apodado Nango, quienes estuvieron demorados tras el incidente pero no llegaron a la audiencia imputativa.

 

La fiscal Georgina Pairola optó por no acusarlos formalmente aunque siguen ligados a la pesquisa. En cambio, dos hombres que los testigos apuntan estaban frente a la casa y almacén de Pato, quienes al parecer fueron los tiradores, tienen pedido de captura. En la escena también estuvo presente una camioneta, conducida por un hombre que en el barrio no conocían, que atropelló a un hijo de Chabela después del ataque. La hipótesis de un problema por territorio para el narcomenudeo es la más fuerte para la investigación, aunque la hermana de Ariel Cantero nunca estuvo mencionada en las pesquisas sobre la banda.

 

Pato y Nango debieron dejar el barrio tras el homicidio, luego de que allegados a los Cantero prendieran fuego su vivienda y también un rancho ubicado en un descampado que da al terraplén, sobre el final de calle España. De la misma manera, otros integrantes del clan Schneider se mantuvieron lejos de la vista de los vecinos, dijeron habitantes de Las Flores.

 

Indicios de venganza

 

Nango estuvo algunos años preso por matar a escopetazos a un jinete en la zona de San Martín y Circunvalación, dijo un vocero de la pesquisa. Después del crimen de Chabela, buscó refugio en casa de su hermano Gustavo, en la villa del Tanque de barrio Tablada. En la noche del pasado 11 de julio, Nango ya no estaba en esa vivienda –a la que había concurrido a cenar– cercana a Uriburu al 300 bis, casi sobre el acceso sur, cuando alguien bajó de un vehículo, metió la mano por la ventana y gatilló. Gustavo Díaz terminó muerto y su hijo de 10 años recibió un tiro en la pierna. La madre de la víctima fatal apuntó al clan Cantero por el ataque.

 

José Luis Schneider es hermano de Pato y en el barrio lo conocen como Chino. Es un ex convicto por hechos de robo, en su mayoría sin armas, a quien le atribuyen problemas con el alcohol. Desde la noche del pasado sábado está internado con muerte cerebral tras recibir un certero disparo en la nuca en Guaria Morada y Petunia, cerca de la casa de uno de sus hermanos. Solía vivir en un rancho en el descampado de España y el terraplén, mientras que su ex pareja reside en Lirio al 1700, al lado de la casa donde vivía Chabela Cantero. El fiscal que investiga el caso, Adrián Spelta, no descartó que el ataque contra el Chino tuviese que ver con el crimen de la hermana de Ariel Cantero.

 

El jueves pasado, un chico identificado como Jesús Fernández fue asesinado en Flor de Nácar y Hortensia. Por el ataque buscan a otro joven, apodado Seba, con quien Fernández había tenido problemas antes, aunque para el fiscal Spelta el móvil de la agresión fue el robo del celular de la víctima. En principio desde la pesquisa vincularon este crimen con el caso Chabela, pero hasta el momento no existen puntos de conexión.

 

Tras la muerte de Elizabeth

 

Un año y medio atrás la muerte de Elizabeth Cantero, una de las hijas de Ariel Cantero, en la cárcel de mujeres local también originó una serie de ataques que los investigadores tabularon como venganza de la banda de los Monos. La mujer había sido detenida el 26 de diciembre de 2015 en un confuso incidente, acusada de maltratar a sus hijos en Las Flores Este. Y su muerte, aún no esclarecida, se dio el 17 de enero del año pasado: también fue un oscuro episodio en que la mujer fue acusada de intentar agredir al hijo de otra reclusa y terminó reducida en un forcejeo con internas y guardiacárceles. Fue internada y falleció horas más tarde.

 

El martes 19 de enero fue baleado el frente de una casa de pasaje Lejarza al 4400, en la zona sudoeste, propiedad de una hermana de Roxana Esquivel, una de las presas involucradas en la pelea con Elizabeth Cantero. Al día siguiente Brian Esquivel, sobrino de Roxana, apareció muerto entre unos pastizales de Cisneros y Teniente Agneta, con tres balazos en la cabeza.

 

David Zapata y Mariano Ledesma fueron asesinados una semana más tarde en colectora oeste de Circunvalación y Garibaldi. Los dos muchachos fueron acribillados mientras iban en moto. Zapata era hermano de Melisa, otra interna involucrada en la trifulca tras la cual la hermana de Ariel Cantero falleció. Todos miraron a la banda de los Monos por esta saga de ataques.

Dejanos tu comentario...

Viernes 18 de Agosto de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto