Rosario
11-07-2017
Un tren de reclamos para que Nación no discrimine a Rosario

En los últimos días la intendenta Mónica Fein expuso con mayor vehemencia las demandas hacia el  gobierno de Mauricio Macri. Tras el fuerte cruce con Frigerio por anteponerle un recorte en la planta municipal ante el pedido de financiamiento, la mandataria se quejó por el abandono en el servicio de trenes del Apeadero Sur.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Los reclamos al gobierno nacional por parte del Ejecutivo rosarino sumaron este martes un nuevo capítulo con la demanda por parte de la propia intendenta Mónica Fein sobre el abandono de la administración macrista del servicio de trenes a la ciudad. “Hicimos una estación de trenes, la ciudad invirtió en esa estación y pusimos equipamiento para que sea una estación de trenes adecuada. Y ahora nos faltan los trenes”, lanzó la mandataria luego de que la concejala Lorena Giménez denunciara el estado de deterioro que presenta el Apeadero Sur a casi dos años de su inauguración.

 

La edila del PPS había alertado que vecinos de la estación alertaban sobre irregularidades tales como falta de higiene, baños clausurados, escaleras mecánicas y un ascensor para personas con movilidad reducida fuera de funcionamiento y un bar sin concesionar.

 

Consultada al respecto, la intendenta lamentó que ninguno de los niveles del Estado interceda en su control y funcionamiento y consideró necesario que se tenga en cuenta el derecho de los rosarinos a contar con ese medio de transporte. En ese sentido exigió que se mejore tanto la frecuencia como la duración de los viajes entre Rosario y Retiro, un punto que la administración kirchnerista no llegó a mejorar. “Hay un solo tren que se detiene ahí y lo hace en horario nocturno”.

 

En diálogo con LT8 la mandataria recordó que, además de esos reclamos, en una reciente reunión con los encargados de operar los trenes, pidió que se comience a evaluar otras posibilidades de conexión ferroviaria de la ciudad.

 

Cabe recordar que el servicio de trenes Retiro-Rosario fue inaugurado con bombos y platillos en julio de 2015, cuando el actual precandidato a diputado kirchnerista Florencio Randazzo revestía como ministro de Interior de la Nación y se había cargado ese proyecto al hombro y sumado algunos porotos en cuanto a imagen dentro del gabinete de Cristina Fernández. Sin embargo, las demoras en los viajes adjudicados a algunos ajustes técnicos en las vías que se iban a solucionar con el tiempo no fueron el único problema que quedó en el olvido.

 

La secretaria de Transporte y Movilidad de la Municipalidad de Rosario, Mónica Alvarado, recordó que nunca se pudieron mantener los siete viajes diarios a Buenos Aires que se habían prometido y que en la actualidad no es muy utilizado el servicio que sale a Retiro por la noche. “Pedimos por el restablecimiento de un servicio que no es nada utópico. Creo que es responsabilidad del actual gobierno continuar las obras y el mantenimiento, después de más de un año de gestión de Macri. Si no tenemos planificación es difícil tener certezas”, aportó la funcionaria municipal.

 

Fuego cruzado

 

El reclamo por el servicio de trenes a Rosario llega en momentos en que el Palacio de los Leones –gobernado por el Frente Progresista– acentúa, en tiempos de campaña electoral, la diferencia que mantiene con la gestión nacional de la alianza Cambiemos. En muchos casos, esta diferencia trasciende lo partidario y se traduce en un trato diferenciado del gobierno de Macri hacia esta ciudad que termina perjudicando a todos los rosarinos.

 

El último round, el más sonante y que parece marcar un quiebre definitivo en la relación entre ambas administraciones, fue el que protagonizó la intendenta Mónica Fein con el ministro de Interior de la Nación, Rogelio Frigerio. Al abandonar la reunión que mantuvo en Buenos Aires con el funcionario macrista, la mandataria socialista hizo saber la molestia por el recorte en el personal municipal para reducir el déficit que éste le puso como condición a su pedido de un aval para obtener financiamiento para obras en barrios de Rosario.

 

“Le dije al ministro que si pagan la deuda con la provincia, Rosario tendría superávit”, lanzó ofuscada Fein, y consideró “una falta de respeto” que Frigerio comparara la situación del municipio rosarino con la gobernación de Santa Cruz. Ya en el terreno de la chicana política, retrucó: “Me gustaría que nos den las cuadras de pavimento o los ATN que le dieron a José Corral en Santa Fe”.

 

El desaire de la Nación al reclamo y, sobre todo, el pedido de una reducción en el número de los empleados municipales generó un eco inmediato en funcionarios del Ejecutivo local y hasta del propio titular del Sindicato de Municipales, Antonio Ratner. “No me cabe la menor duda de que discriminan a Rosario. Es una cuestión política. Ojalá Rosario tuviera la posibilidad de recibir una reparación histórica como se hizo con Buenos Aires”, manifestó el gremialista.

 

Por su parte, el secretario de Gobierno municipal, Pablo Javkin, contragolpeó poniendo el foco en la transparencia del Ejecutivo para informar sobre sus empleados y la inversión que realiza en materia de Salud. “Si el Gobierno Nacional quiere revisar la cantidad de empleados de la Municipalidad de Rosario no hace falta demorar más, puede revisarlo en la web. Les moleta que invirtamos en salud porque ellos creen que es un gasto. Ya no es error, son insensibles”, fustigó.

 

 

Dejanos tu comentario...

Martes 25 de Julio de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto