Sociedad
05-07-2017
La Cele, un mito de La Granada

Madre del Pájaro, Guille y Monchi Cantero, Celestina Contreras marchó presa en la investigación por narcotráfico Los Patrones, que puso en la mira la comercialización de drogas adjudicada a la banda de los Monos. La mujer había firmado un abreviado a tres años de cárcel en la pesquisa provincial por asociación ilícita contra el clan de zona sur

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

 

Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

No llega aún a los 50 años pero es desde hace tiempo un mito en barrio La Granada. La mujer ha trajinado por décadas penales policiales y prisiones visitando a su entonces esposo, Ariel Máximo Cantero, conocido como “el Ariel”, y más tarde a sus hijos Claudio, alias Pájaro, y Ariel Máximo, homónimo de su padre y conocido como Guille. La mentan encargándose de la conducción operativa del clan familiar cuando algunos de sus familiares directos, al estar detenidos o internados por heridas de bala, no podían hacerlo. Le atribuyen una ferocidad y una sed de venganza inigualables, potenciadas tras el crimen del Pájaro y los megaoperativos en su barrio que, por primera vez, la terminaron llevando incluso a ella tras las rejas en 2013. Cuatro años más tarde Patricia Celestina Contreras, la Cele, matriarca del clan que conduce el grupo conocido como los Monos, marchó presa acusada en un caso de narcotráfico que tiene a su hijo Guille como principal acusado.


El crimen del Pájaro, el 26 de mayo de 2013, desató una espiral de venganza que dejó un tendal de muertos. Cinco días más tarde, un megaoperativo ordenado por el juez Juan Carlos Vienna comenzó a golpear al clan de zona sur, en una instrucción cuyo mayor peso recayó en la cuestionada División Judiciales de la Policía provincial. La Cele terminó presa y acusada como jefa de asociación ilícita, aunque más tarde no hubo pruebas como para sostener esa acusación. Firmó un abreviado a tres años de cárcel en carácter de integrante, y cumplía la pena con modalidad domiciliaria cuando se desencadenó la primera investigación judicial sobre los Monos por narcotráfico.


Fue en noviembre de 2015 cuando el juez federal Marcelo Bailaque ordenó allanamientos en distintos lugares del departamento, en un operativo que se denominó Los Patrones, tras el secuestro en Chaco y Corrientes de 700 kilos de marihuana y cinco kilos de cocaína en Rosario. Según la investigación, una célula de la organización al mando de Guille, preso entonces en la cárcel de Piñero, abastecía cuatro puntos de venta, con cannabis traído desde la localidad correntina de Itatí y con cocaína producida en su propio laboratorio del macrocentro, aunque también se determinó que Diego Cuello, célebre por el caso conocido como Narcochacra, proveía a la banda de esta última droga.


Según la investigación federal, hay indicios para sostener que la Cele estaba al tanto de la operatoria del grupo y brindó elementos logísticos, como teléfonos, para su accionar. El expediente tiene a tres decenas de personas encausadas por infracción agravada a la ley 23.737 que pena la comercialización de sustancias ilícitas. Celestina fue detenida el sábado pasado e indagada este lunes en la Justicia federal, donde se determinó que continúe presa a la espera de que se defina su situación procesal.

 

Epicentro: La Granada

 

Tal como sucedió la semana pasada con el allanamiento federal por lavado de dinero al casino City Center, ubicado a pocos metros de la casa de la Cele, y también con el casamiento de Lionel Messi en ese lugar el viernes padado, un día más tarde el interés periodístico volvió a posarse sobre La Granada. Contreras fue detenida en su casa de Caña de Ámbar al 1800, donde según allegados había estado todo este tiempo, desde que en diciembre de 2015 fuera declarada en rebeldía por el juez Bailaque. Con ella marchó presa su hija Yoana, al igual que su hermanastro Rubén Darío Reyna, conocido como Papucho.


Fueron 17 allanamientos, en los que la Policía Federal detuvo a siete personas y allanó la celda de un octavo investigado en el penal de Piñero. Los uniformados secuestraron cuatro autos, armas de fuego, dos motos, 240 mil pesos y 7.500 mil dólares y tres decenas de celulares, además de 18 envoltorios de cocaína, elementos de fraccionamiento, máquinas para contar billetes y balanzas. Sin embargo, más allá del allanamiento que alcanzó a la vivienda de la Cele, se aclaró que el operativo había sido parte de una reciente investigación conocida como Corona Millonaria, pesquisa que, según fuentes del caso, roza a Yoana Cantero y Papucho Reyna.

 

Papucho, el hermanastro

 

Papucho es hermanastro de Contreras y su hermana Marta, quien a la vez es la viuda del fundador de la banda de los Monos, Juan Carlos Fernández, el Mono Grande, fallecido en 2003. Desde antes del cambio de siglo lo ubicaron como uno de los hombres fuertes del clan asentado en Estrella Federal al 1900, en barrio Las Flores, al sur de avenida Circunvalación.


Papucho había estado detenido por una tentativa de homicidio en 2002 y una década más tarde fue procesado por un tiroteo que acabó con un muerto a la salida de un after de Maipú al 800. Gustavo Serra fue asesinado tras una discusión con integrantes de la banda narco de los Gordos, asentada en barrio Tablada. En esa oportunidad, la Justicia le achacó haber contestado a tiros las balas que terminaron matando a Serra, pero luego quedó desvinculado.


Como instigador del crimen de Serra fue encausado César Treves, sindicado cocinero de los Gordos y conocido luego por amenazar con matar –según una escucha telefónica– a quien instruyó la megacausa Monos, el juez Vienna, de acuerdo con lo que surgió de una escucha telefónica con el policía de la División Judiciales Germán Almirón, procesado en una causa por narcotráfico.


En noviembre de 2015, la Justicia federal allanó varios domicilios en Estrella Federal al 1900, a pocos metros de la subcomisaría 19ª. Por el caso Los Patrones fue apresada la esposa de Papucho, Norma Bullón, sus hermanas Patricia y Vilma Reyna, y su cuñado Juan Carlos Sánchez, pareja de esta última.


Mucho antes, en 2003, un ataque a tiros sobre Norma y Vilma aceleró la ofensiva final de los Monos sobre su banda rival, los Garompa, cuyos integrantes debieron mudarse de Las Flores. Otra agresión a balazos dirigida a Papucho terminó en tragedia, cuando Leonel Tiziano Gamarra, un vecino suyo de 12 años, terminó asesinado frente a su casa de Heliotropo al 1700 el 10 de marzo de 2010.


Uno de los dos tiradores fue, según la Justicia, un adolescente llamado Alexis, quien pretendía vengar el crimen de su padre, Juan Carlos Cantero, alias Rengo y sin parentesco con el clan de La Granada, ultimado una década antes en las calles de Las Flores, homicidio en el que Papucho estuvo sospechado. La víctima fatal era a la vez familiar directo del otro tirador.

Dejanos tu comentario...

Martes 25 de Julio de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto