Sociedad
28-06-2017
Un tal Junior, capo fugaz
La Justicia federal desbarató una banda que comercializaba drogas en distintos sectores de Villa Banana, en zona sudoeste, y cuyo liderazgo le atribuye a Andrés Vivas, un barra de Newell’s mencionado en diferentes homicidios, al que le incautaron 16 costosos vehículos, algo de droga y un millón de pesos en efectivo.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Alberto Carpintero | Cruz del Sur

 

Su apodo resonaba en distintos sectores de la zona sudoeste desde hace tres años. “Fueron los soldaditos de Junior”, apuntaban vecinos después de balaceras que incluso terminaron con homicidios. Primero en la zona de Felipe Moré y Ocampo, y luego en otros sectores de Villa Banana, donde otro muchacho se mostraba como contracara en distintos episodios de violencia: Pandu. Todo en el marco de la disputa por territorio para la venta de drogas, entre otros delitos.


Mientras Pandu hoy cumple condena por un homicidio, Junior acaba de ser detenido como líder de una narcogavilla que fue comiendo terreno a sus rivales hasta configurarse como una incipiente organización que manejaba considerable cantidad de dinero y bocas de expendio en los lugares mencionados y también en otros barrios, como Santa Lucía y el Fonavi Latinoamérica de Lagos y Rueda, y en la zona norte del cordón industrial. Junior, incluso, figuró en la lista de admisión de barrabravas de Newell’s el año pasado, cuando la violencia recrudeció con resonantes asesinatos y otros ataques que afectaron al club leproso. Le atribuyeron ser parte de un grupo que intentó, sin éxito, hegemonizar la nueva pesada, y quedó fuera de su conducción.


La investigación del fiscal federal Federico Reynares Solari empezó hace poco más de un año, como coletazo de una pesquisa anterior. Las tareas de inteligencia y las escuchas telefónicas derivaron el pasado martes 22 en 15 allanamientos, a cargo de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, que se expandieron por distintos barrios del sudoeste y llegaron hasta Granadero Baigorria y Funes. Hubo ocho hombres y dos mujeres detenidos, entre ellos Andrés Arnaldo Vivas, de 30 años y el Junior en cuestión, y dos de sus hermanos: Marcelo y Eduardo. Todos quedaron presos –Junior como jefe de la banda– tras ser indagados por el juez federal Marcelo Bailaque.

 

Cerca de la mercadería

 

Según fuentes de la pesquisa, en rigor el operativo se inició un día antes, el 21, luego de que Junior y su hermano Marcelo fueran detenidos mientras se aprestaban a hacer una transacción de cocaína, algo poco usual en narcos de fuste, que se cuidan bien de no tener contacto con la mercadería. Al ser interceptados en avenida Pellegrini y Río de Janeiro tenían en su poder un par de ladrillos de cocaína de máxima pureza en envoltorios de diferentes colores e identificados con el logo de una cerveza mexicana. De ahí que los federales bautizaron el operativo como Corona Millonaria.


El adjetivo viene a cuento de que en los allanamientos se incautaron de poco más de un millón de pesos en efectivo –en uno de los domicilios había 700 mil–, además de costosos vehículos, entre ellos cinco camionetas (entre ellas una Dodge RAM), un número similar de autos y seis motos. El poderío económico de la organización contrasta con un informe de inteligencia firmado por la Policía provincial dos años atrás, cuando lo ubicaban a Junior al mando de un Ford Fiesta 95 en sus movimientos por la zona sudoeste.


Hijo del dueño de un lavadero, Junior recibió un tiro en la pierna una década atrás en Rueda y Fraga, no tan lejos de su casa de Felipe Moré y Ocampo, por lo que debió ser atendido en el hospital Carrasco. A principios de 2015 su apodo empezó a sonar con más fuerza en ese sector del sudoeste, ligado a la comercialización de drogas.

 

Lista de sangre

 

La banda de Junior fue señalada como la responsable del crimen de Germán Carbajal, de 27 años y apodado Rati, ultimado el 16 de enero de 2015, en Moré y Ocampo. Para la Policía fue un enfrentamiento entre pandillas; para la familia Carbajal fue Junior porque Rati les fue a reclamar que no vendieran droga frente a los nenes que jugaban en esa zona.


Rati tenía un pedido de captura por el crimen del albañil Lucas Escalada, de 22 años, ocurrido el 22 de junio del 2014. De la investigación surgió que Rati estaba en ese momento con Eduardo, hermano de Junior aunque con diferente apellido, y fue él quien le dio el arma.


Junior tenía una frágil convivencia con la banda de Pandu, como se lo conoce a Nelson Aguirre, de 37 años y condenado en un juicio abreviado a principios de este mes a 16 años de prisión por el homicidio de Javier Barquilla (ocurrido en febrero de 2015), aunque la caída de Pandu (dos meses más tarde) comenzó a inclinar la balanza para que el grupo de Junior expandiera sus negocios.


En agosto pasado, Mauro Gauna, de 16 años, y Osvaldo Luna, de 24, fueron asesinados mientras que dos de sus amigos, de 15 y 18, terminaron baleados en Felipe Moré y Rueda. La Policía detuvo a un adolescente de 17 años apodado Pillo y allegado a Pandu como posible autor del ataque. Los investigadores dijeron que una de las hipótesis era que el doble crimen había sido a raíz de la disputa por la venta de drogas en el territorio.


Junior apareció el año pasado como integrante de la lista de admisión para los barras de Newell’s, tras los crímenes de Matías “Cuatrerito” Franchetti y Maximiliano “Cabezón” La Rocca, dos fugaces líderes de la pesada, y los ataques contra directivos. Allí detectives provinciales y federales lo ubicaban como líder de uno de los grupos en pugna, aunque afirmaban que tras la configuración de la nueva hinchada, bajo el nombre de La Gloriosa, su facción perdió espacio.

Dejanos tu comentario...

Domingo 19 de Noviembre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto