Cultura
15-06-2017
Vivir del arte

Desde este jueves el CEC inaugura la primera MicroFeria del Arte Contemporáneo, donde galeristas y gestores de espacios emergentes ofrecerán y expondrán obra que muestra la variada producción de creadores locales y de la provincia. Se trata de que los compradores entiendan, según dice Roberto Echen, que “son ellos los que posicionan a los artistas”.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
Pablo Makovsky

 

Una ciudad no sólo perdura por sus logros económicos. Antes de ser la ciudad del Monumento Nacional a la Bandera, Rosario fue la de las movilizaciones proletarias de los cuadros de Antonio Berni o la moderna galería de la bohemia en las pinturas de Julio Vanzo.


En poco más de dos décadas el Museo Castagnino se agitó con movilizaciones de fanáticos religiosos que combatían las exposiciones de Mónica Castagnotto o León Ferrari por considerarlas blasfemas, también se abrió a nuevas expresiones, al arte contemporáneo. En 2004 se inauguró el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro), en el edificio reformulado de los ex silos Davis.


En Rosario, uno de los principales escenarios de la vanguardia argentina a fines de los 60, fue también cuna de nuevas generaciones de artistas que hoy son conocidos en el país y el exterior. Sin embargo, a duras penas la ciudad generó un mercado del arte que permita a sus artistas vender obra.


En ese marco la secretaría de Cultura municipal inaugura este jueves a las 19 la primera edición de la Micro Feria de Arte Contemporáneo en el Centro de Expresiones Contemporáneas (CEC, Sargento Cabral y el río), con propuestas que reflexionan sobre el arte contemporáneo y sus relaciones posibles con el espacio expositivo y en la que participan galerías de arte de la ciudad que trabajan con artistas de la provincia de Santa Fe, además de shows musicales, charlas, paneles y micro-seminarios coorganizados con la facultad de Humanidades y Artes de la UNR en los que participarán galeristas, gestores culturales, curadores y periodistas de todo el país. Las galerías que participarán de MicroFeria –que se extenderá hasta el domingo 18 de 14 a 21 y con entrada libre y gratuita– son Crudo, Darkhaus, eSTUDIOG, Gabelich Contemporáneo y Proyecto Carambola.


A cargo de Roberto Echen –curador de la Semana del Arte– la feria “busca, en la tradición que inaugurara hace 12 años La Fugaz, seguir impulsando la producción artística de la provincia de Santa Fe, que ha sido históricamente y es en la actualidad una de las más importantes del país con notable proyección internacional”, según reza el comunicado oficial.


“Durante el proceso de La Fugaz –una subasta que comenzó hace doce años como cierre del año de un emprendimiento gastronómico cultural– empezó a aparecer en Rosario, aunque sea de modo muy incipiente –dice Roberto Echen– algo que podría empezar a pensarse como un circuito de venta de obra en espacios privados, y esos espacios vienen haciendo un esfuerzo importante desde hace ya bastante tiempo, entonces este año dijimos que era tiempo que desde una institución pública como el CEC, y desde secretaría de Cultura, que es el estado, apoyen la producción artística a través de estos lugares que venden la obra de los artistas.


Lo llamamos MicroFeria, porque no son los típicos cubículos donde hay una cantidad de obra colgada por ahí para ver si se puede vender. Obviamente que el objetivo es que los espacios vendan, pero pensamos sobre todo en lo expositivo. Es una muestra de galerías, de espacios de arte. Por eso el espacio de cada stand es muy grande, está entre el stand y la sala de exposición, tiene 40 metros cuadrados de superficie y son gratuitos. La decisión fue esa: invitar a los espacios, cederles el lugar para que puedan tener una visibilidad diferente a la habitual”.


—¿Quién es el público que se acerca a comprar?


—Hasta es difícil pensar en un público cautivo en Rosario. Hay coleccionistas que compran cuando les interesa algo. En la última Fugaz uno se llevó un dibujo muy lindo de Mimí Escandell porque la viene siguiendo desde hace años, pero con los contemporáneos se hace mucho más difícil. Ricardo Torres, por ejemplo, que perteneció a la Fundación Castagnino, es alguien que compra pero a dos o tres artistas, y es difícil que amplíen la mirada. Por ahí en ciudades donde el circuito funciona hace bastante o hay un mercado hay hasta competencia entre coleccionistas: a ver quién descubre a un artista. Acá sé de espacios que le venden más a coleccionistas cordobeses que a compradores rosarinos. Sí te diría –y eso me da más optimismo– que hay una generación más joven de empresarios que les parece interesante comprar arte: eso está apareciendo. Pero es algo emrbionario. Daniel García, entre los artistas, es alguien que vende y se lo puede pensar como entre los consagrados, aunque es un contemporáneo. Y ocurre que hay algunos compradores que se dedican a comprar artistas históricos. Pero el arte contemporáneo tiene la dificultad de ser contemporáneo, porque nadie tiene certeza de lo que va a pasar. Por suerte cada vez hay más gente que siente el desafío de ser ellos, como compradores, los que definen: los compradores van posicionando al artista. Los cordobeses tienen coleccionistas jóvenes que compran artistas y promueven sus exposiciones en nuevos lugares, para posicionarlos.


—¿Y todo el trabajo que se hizo en Rosario, desde la creación del Macro hasta la publicación de libros, no colaboró con la creación de un circuito?


—Creo que esto nació con la contemporanización del Castagnino y la creación del Macro, esta mirada más favorable al arte contemporáneo se empezó a construir con el Macro. Es muy fuerte en Rosario, que no es una ciudad tan grande, la aparición de un museo de arte contemporáneo.


—¿Y cómo nació esta MicroFeria que se inaugura el jueves en el CEC?


—Hicimos una convocatoria. Nos dijimos: pensemos en los espacios de la provincia de Santa Fe. El requisito era que fuesen galerías que trabajaran con artistas de Santa Fe, y que hayan tenido por lo menos tres muestras en el 2016, lo que demuestra que está en actividad. Les pedimos que cada espacio hiciera un proyecto curatorial, porque pensamos en una muestra bien curada con buena visibilidad. Hicimos un diseño en el que todas las galerías tienen buena visibilidad. Porque en las ferias típicas todos los stands están muy encerrados. Acá no. Incluso va a haber un barcito y desde ese lugar de encuentro se van a ver todas las galerías. Entonces la idea era potenciar lo expositivo y estimular la idea de comprar.


—Fue también una suerte de relevamiento de los espacios de arte.


—Lo que lamentamos es que no se hayan presentado algunas galerías, como una de Rafaela, galerías jóvenes y activas que no se animaron, creo. Terminamos seleccionando cinco espacios de Rosario en las que la diversidad es muy interesante. Desde galerías muy bien instaladas desde lugares muy específicos como Gabelich Contemporáneo, hasta espacios que trabajan en el cruce entre diseño y arte, como Darkhaus y eSTUDIOG, y espacios que en realidad trabajan con y desde lo emergente, como Carambola y Crudo. En cinco galerías tenés un panorama muy interesante de lo que se mueve hoy en el arte en Rosario.


—¿No hay más galerías en Rosario? Recuerdo que a mediados de los 2000 habían surgido muchas, incluso en barrios.


—No, en un momento estaba Roberto Vanguardia, que fue muy interesante en el 2005-2006. La diferencia interesante en este circuito es que en ese momento el gran auge era el de los espacios alternativos o emergentes, y hoy hay más espacios que tienen que ver con ese sentido de galería en términos más tradicionales, más establecidos, como puede ser una galería de Buenos Aires. Ahora hay más espacios de ambos tipos. Siempre teniendo en cuenta lo incipiente que es esto, a pesar de que en estos años ha habido cierto crecimiento y los espacios están empezando a tener cierta sustentabilidad, es muy nuevo esto. De hecho, esta es la primera vez que se hace una feria.


—Parece un cruce entre una feria y un festival.


—Es que lo pensamos en términos de evento, de exposición y de feria. Porque va a haber varias actividades, incluso vamos a tener un galerista que le gusta pinchar discos y le vamos a dar un set de DJ. Y vamos a tener invitados de varios lugares del país, gente que son gestores del arte, artistas, curadores para que vean lo que se está produciendo en Rosario. Y para charlar. Nos interesa mucho que gente que tenga experiencia en el mercado del arte en otros lugares del país, o del coleccionismo, como sucede en Córdoba, venga a charlar acá. Y la mayoría van a ser encuentros de café.


—¿Y qué precios se van a encontrar en esta primera MicroFeria?


—Desde el CEC y la secretaría de Cultura no nos metimos con eso porque quisimos que las transacciones comerciales sean directamente de los espacios, pero lo que puedo decir es que en las galerías emergentes se van a encontrar obras desde $900 hasta 15 ó 20 mil y, depende de la galería, más.


—¿Se van a poder encontrar obras de artistas más clásicos?


—Te diría que hay galerías que tienen obras de artistas más históricos: te vas a encontrar a Daniel García, seguro. Darkhaus tiene unos Max Cachimba preciosos. Va haber para gustos muy diversos. Lo que se va a encontrar el visitante es con un espacio muy cuidado para mostrar la obra, porque a nosotros como estado nos interesa cuidar la producción artística. Estos espacios que hacen que la producción circule son, justamente, para cuidarla y seguir estimulándola.

 

Programa

 

La primera MicroFeria de Arte Contemporáneo se desarrollará en el CEC (Sargento Cabral y el río) a partir de este jueves y hasta el domingo próximo, siempre de 14 a 21.

El jueves 15 a las 145 es la apertura y la presentación, a las 19, con la participación de las bandas Rayos Láser (Córdoba) y Sucesores de la Bestia.

El viernes 16 a las 18: Encuentros de café con Pablo Montini, Viviana Usubiaga y María Isabel Baldasarre. A las 19: presentación del libro “La Premonición de Gersaint: construcción colectiva, arte contemporáneo y coleccionismo”, del Colectivo de Coleccionismo Federal. A las 20: set DJ Catalina Urtubey.

El sábado 17 a las 18: Encuentros de café con Natalia Albanese y Gustavo Piñero (Mercado de Arte Córdoba), Diego Costa Peuser (BA Photo/Arte al Día Internacional). A las 19: Encuentros de café con Meridiano (Cámara argentina de galerías de arte contemporáneo), Gachi Prieto (Proyecto PAC: Prácticas Artísticas Contemporáneas) y galeristas participantes de MicroFeria de Arte Contemporáneo.

Domingo 18: abierto de 14 a 21.

Dejanos tu comentario...

Lunes 23 de Octubre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto