Política
16-05-2017
Pintarse de amarillo tiene sus privilegios
El gobernador Miguel Lifschitz alertó sobre la arbitrariedad del gobierno nacional en la asignación de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) que gira a la provincia. El registro de aportes realizado demuestra que pequeñas localidades del PRO recibieron más plata que importantes ciudades comandadas por el socialismo, aún sin justificar esa asistencia.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Orlando Chircaz | Cruz del sur


El gobierno de Mauricio Macri, ese que llegó al poder pregonando la transparencia en el manejo de los recursos públicos, poco y nada hizo, al momento de repartir las porciones, para marcar alguna diferencia sustancial con la gestión anterior. La lógica de premios y castigos según el color político de los distritos sigue mandando y el gobierno de Miguel Lifschitz salió a denunciar la inequidad en su provincia con la asignación de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN). “Se sigue tratando con distinta vara a los amigos o a los políticamente afines que al resto. Eso no es bueno, sobre todo para un gobierno que hace alarde de su federalismo”, advirtió el mandatario socialista en una entrevista publicada por Ámbito Financiero. Referentes del PRO y del radicalismo amarillo salieron a negar esa arbitrariedad y condimentaron el debate político a tres meses de las elecciones.

 

El registro de las transferencias realizadas por la Nación a distintos municipios y comunas de la provincia en estos primeros 17 meses de gestión macrista sustentan los dichos del gobernador o, como mínimo, dan buen margen para especular con un uso político de la billetera nacional. De los 352 millones de pesos de ATN girados para la provincia, la ciudad de Santa Fe (comandada por un incondicional de Macri, el radical José Corral) recibió 152 millones, mientras que Rosario (bastión del socialismo que casi triplica en habitantes a la capital santafesina) apenas obtuvo 12,2 millones.

 

Cabe destacar que los ATN constituyen un fondo establecido por ley para que la Nación pueda auxiliar a las localidades en situaciones de emergencia o de desequilibrios financieros. Esa normativa –la 23.548– establece que las destinatarias de los ATN son las provincias, sin hacer referencia alguna a municipios y comunas. Por lo tanto, es el Ejecutivo provincial quien dispone de esos fondos y quién tiene la potestad de decidir el destino de los mismos.

 

Sin embargo, el ministro de Hacienda santafesino, Gonzalo Saglione, blanqueó que junto con las partidas de ATN que reciben de Nación llegan las “sugerencias” sobre las localidades a las que deben girarse. “Jurídicamente no podrían obligarnos a una asignación determinada, y no corresponde ni es deseable que exista la sugerencia porque avanza más allá de lo que la norma establece”, dijo, al tiempo que aclaró que es un mecanismo que aceptan para mantener una conducta “respetuosa” con la administración nacional.

 

Claro que en esto del reparto con premios y castigos no es algo novedoso. Los sucesivos gobiernos fueron flexibilizando en la práctica ese espíritu de distribución ecuánime y objetiva que establece la ley y los ATN se fueron convirtiendo en una caja política que utiliza la gestión de turno para beneficiar a las intendencias y comunas “amigas”. Clientelismo puro y duro, que le dicen. En este caso, esta maniobra proviene de un espacio político que basa su discurso en la propuesta de un cambio cultural que, en nombre de lo nuevo, de lo innovador, plantea barrer con prácticas políticas “populistas” que siempre achacó a la década kirchnerista.

 

Tanto Cambias, tanto vales

 

En el registro que lleva el gobierno provincial sobre los ATN recibidos por parte de la Nación desde que asumió Macri, destaca el beneficio que obtuvieron las localidades gobernadas por el PRO o por mandatarios radicales que tributan para la alianza Cambiemos. Uno de los casos más ilustrativo es el de Campo Piaggio, un pueblo de 86 habitantes cuyo jefe comunal pertenece al PRO y que, a la fecha, ya recibió dos partidas por 800.000 pesos. En esta lista de localidades con coronita por sumarse al Cambio también sobresalen Funes y Rufino, que juntas suman 40 mil habitantes y percibieron 3 millones de pesos cada una en el reparto de ATN.

 

La arbitrariedad se hace evidente al contrastar destinos y montos asignados a ciudades y pueblos de signos políticos contrarios al gobierno nacional. Villa Gobernador Gálvez –populoso municipio con innegables problemas financieros y de pobreza estructural y con ínfimos recursos propios para hacer frente esas problemáticas– carga con el sanbenito de tener un intendente socialista, Alberto Ricci. Desde que asumió Macri, apenas giraron 5 millones de pesos cuando, tras varios intentos fallidos, el gobernador solicitó recursos en el marco de la emergencia.

 

Otro ejemplo de localidad no alineada y con una magra porción de recursos de ATN es Casilda. Esta ciudad de más de 35 mil habitantes gobernada por un radical enrolado en el Frente Progresista (FPCyS) y que en enero pasado fue duramente castigada por las inundaciones apenas recibió 150 mil pesos.

 

La intendenta de Rosario, Mónica Fein, se sumó a las críticas por este reparto condicionado. “No me enoja que las ciudades reciban más recursos porque tienen complejidades, sí me enoja la discrecionalidad en la distribución. Me parece que, históricamente, no ser oficialista del gobierno nacional nos trajo dolores de cabeza. Esto se debería modificar en un mecanismo más transparente”, dijo este martes a LT2. “Rosario está muy atrás de los recursos que reciben ciudades con relaciones más estrechas con Cambiemos”, agregó.

 

Con el caballo del comisario

 

Los cuestionamientos no sólo llegaron por parte de referentes de localidades gobernadas por socialistas o radicales frentistas sino que también se escucharon quejas desde el foro de presidentes comunales del Partido Justicialista. En ese espacio que nuclea a buena parte de dirigentes del variopinto peronismo santafesino alertaron sobre la marginación que sufren sus distritos.

 

La diferencia en ese amplio espectro peronista al momento de separar las aguas y bendecir a algunos y marginar a otros se explica en la influencia del senador Omar Perotti, quien recorre el territorio fidelizando voluntades y haciendo valer su alta cotización por parte del propio presidente Macri luego de acompañar desde el Congreso las leyes de su gobierno.

 

Fuentes del FPCyS aseguran que Perotti comparte –con menor exposición– con Corral y el diputado nacional del PRO Federico Angelini una buena parte de la injerencia política sobre el destino de esos fondos. “En lugar de trabajar los casos con el gobierno provincial que conoce a los municipios y comunas– los referentes del macrismo santafesino recorren el territorio y disponen de esos fondos como si fueran de su pecunio personal y lo ofrecen al mejor postor. Compran voluntades para las elecciones e imponen condiciones para recibirlos”, confiaron desde ese sector.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 24 de Mayo de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto