Economía
11-05-2017
Una mecha en el tubo de gas
Desde la asociación de titulares de taxis de Rosario y la cámara de expendedores de GNC advirtieron que equiparar el precio del producto al de la nafta, como deslizó el ministro Aranguren, implicaría la destrucción del sistema y la inviabilidad de las tarifas.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Desde la cámara de expendedores de GNC declararon que equiparar el precio de ese producto con el de la nafta destruiría el sistema. Mientras que representantes de los taxistas de Rosario advirtieron que un aumento del gas llevaría la tarifa a un nivel insostenible.

 

El ministro de Energía nacional, el empresario petrolero José Luis Aranguren, habló ayer en un almuerzo con empresarios y economistas y contestó a las inquietudes del secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, quien le planteó la preocupación del sector por el “desplome” que viene sufriendo la conversión de vehículos nafteros a GNC, al achicarse la brecha de precios entre el gas y el resto de los combustibles (en los últimos doce meses el precio de la nafta aumentó el 40%, mientras que el del GNC subió el 90 por ciento). A lo que el funcionario de Nación dijo que dijo que (el GNC) “tiene que costar lo mismo que la nafta; a igual poder calórico, precio similar”.

 

Este jueves el vicepresidente de la Cámara de Expendedores de GNC, Pedro González, advirtió que el sector está “en la misma cadena de la quita de subsidios en general a toda la energía”, lo que supone aumentos semestrales que se aplican en abril y en octubre de cada año. “Si pusiéramos un escenario de equiparar el GNC con los combustibles líquidos, sería la destrucción total del sistema, tanto para los usuarios como para las estaciones de servicio, que hay casi dos mil en todo el país”, alertó.

 

Asimismo, en declaraciones a radio Continental, González explicó que incluso el ministro de Energía, Juan José Aranguren, aceptó un pedido del sector para cambiar la forma de facturación del gas que compran, lo que les permitiría retrotraer los costos a los que existían en marzo y les daría “un poco de oxígeno”.

 

Tal como ocurre con el gas domiciliario e industrial, el esquema establece la quita total del subsidio al GNC para 2019, aunque el dirigente de la Cámara de Expendedores dijo que no se pueden hacer proyecciones. “La equiparación implica una proyección. Si uno quiere hacer un cálculo de acá a la última escala de aumento, en 2019, no podemos hacer futurología porque no sabemos cuánto va a estar el dólar o el barril de crudo”, sostuvo. Por último, González analizó que, actualmente, “el GNC cuesta un 50 por ciento menos que la nafta, lo cual no es malo, pero el problema es que estábamos acostumbrados a estar en casi un tercio”.

 

Por su parte, el presidente de la Asociación de Titulares de Taxistas Independientes (Atti) de Rosario, Mario Cesca, manifestó también su preocupación ante la posibilidad de que el gobierno quiera equiparar el precio del GNC con el de los combustibles líquidos. A la pregunta de periodistas de radio LT8 respondió: “La ecuación económica está hecha sobre el valor actual del GNC. Si esto se multiplica por dos, prácticamente nos deja sin rentabilidad”.

 

El dirigente también recordó: “Si hace esto el ministro, más allá de la barbaridad que está cometiendo con la inflación, es un mentiroso. Porque desde la propia federación estuvieron reunidos con él y les prometió que no iba a aumentar el GNC”.

Dejanos tu comentario...

Miércoles 24 de Mayo de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto