Espectáculo
05-05-2017
Sting repitió la formula y el compromiso

Como hace 29 años, el músico británico invitó a subir al escenario a las Abuelas de Plaza de Mayo. El creador regresó a la Argentina para brindar un concierto en Buenos Aires y respaldó la lucha de las víctimas de la dictadura, tal como lo hizo en 1988.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Sting está de visita en nuestro país y volvió a reunirse con Estela de Carlotto y otros representantes de Abuelas y de H.I.J.O.S. Lo hizo en el marco de un nuevo recital reeditando aquel recordado concierto organizado por Amnesty en octubre de 1988 en el estado Monumental de Núñez.

 

Aquella noche, el músico británico fue una de las figuras estelares, junto con Peter Gabriel y Bruce Springsteen. También participaron los argentinos Charly García y León Gieco, entre otros artistas.

 

El músico británico Sting brindó anoche un muy buen concierto en el Hipódromo de Palermo, en el marco de la “57th & 9th Tour”, en donde ofreció un show que combinó sus grandes clásicos con algunos temas de su nuevo disco de estudio, y en donde el ex Police puso en escena todas las facetas musicales que se le conocen.

 

En poco más de una hora y media de show, con un sonido impecable, el músico inglés brindó pulidas interpretaciones, tanto a nivel vocal como en el bajo, instrumento que ejecutó a lo largo de todo el show, en un rol en donde brilla de manera particular.

 

Sting estuvo acompañado por una banda que, por momentos, se asemeja a una versión pulcra de The Police, con el gran Dominique Miller, el guitarrista argentino al que Sting presentó como “el porteño”, su hijo Rufus Miller también en guitarra, y el experimentado baterista Josh Freese.

 

En los coros estuvo el grupo de San Antonio The Last Bandoleros, una banda de rock sureño que actuó como telonera, al igual que el cantautor Joe Sumner, hijo de Sting, quien también tuvo su momento de protagonismo en el concierto cuando se puso al frente para entonar una versión de “Ashes to ashes”, de David Bowie.

 

Antes de que aparezca Sting, el cantautor argentino Lisandro Aristimuño había abierto el fuego con un set intimista, acompañado solo por su guitarra; para luego dejar paso a Joe Sumner, quien con un tono de voz y un porte similar al de su padre, entonó algunas interesantes composiciones, sobre todo por lo arriesgado de sus armonías y estructuras.

 

Dejanos tu comentario...

Miércoles 24 de Mayo de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto