Sociedad
19-04-2017
Erbetta pateó la pelota al Ejecutivo y Legislativo

Al inaugurar el año judicial, el flamante titular de la Corte hizo una defensa corporativa del Poder Judicial ante recientes críticas sobre fallos judiciales, en especial el que absolvió a los tres acusados por el crimen de Claudio “Pájaro” Cantero y pidió más recursos. Le respondieron Silberstein y Pullaro.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Alberto Carpintero | Cruz del Sur


“Cuidado cuando el Poder Judicial pasa a ocupar la centralidad de lo público; cuando el nombre de un juez se conoce más que un ministro puede llegar a convertirse en un campo de lucha político-partidaria y de este modo exponerse a que la política quiera colonizar la justicia, distorsionando y pervirtiendo su verdadera función y su independencia”. Con dichos de este tenor el titular de la Corte Suprema de Justicia provincial, Daniel Erbetta, encabezó anteayer en Rosario el acto por la apertura formal del año judicial, en su primer período en ese cargo tras años en los que se sucedieron Rafael Gutiérrez y Roberto Falistocco.

 

Si bien aclaró en su discurso que las diferencias con los otros poderes se plantean en un marco de buen diálogo, el tono de sus palabras pareció una respuesta a las críticas del gobernador Miguel Lifschitz, también presente en el acto, de algunos de sus funcionarios y de numerosos legisladores a decisiones judiciales recientes, como fallo que absolvió a los tres acusados por el crimen de Claudio “Pájaro” Cantero. Al reclamo de mayores recursos, el ministro de Justicia, Ricardo Silberstein, respondió en sintonía con sus declaraciones tras el bochazo masivo en los exámenes para fiscales: nombrar a un juez exige al Ejecutivo y el Legislativo ser “muy cuidadoso”.

 

Y su par de Seguridad, Maximiliano Pullaro, recalcó que, en el caso de un decreto que permite endurecer las salidas transitorias de presos, declarado inconstitucional por un juez de la capital provincial a instancias de la defensa pública, demuestra que la Justicia “es esquizofrénica”, ya que el gobierno sólo  hizo lo que el Poder Judicial había pedido.


El fuero penal fue el eje del discurso de Erbetta y también la defensa de la “independencia judicial”, al definir que no son “apolíticos” los magistrados y que la erosión en la imagen pública de los jueces es similar a la sufrida por el resto de la clase dirigente. “Los jueces no son un eunuco, lo que no pueden hacer los jueces es política partidaria y muchos menos trasmitirlas en sus decisiones”.

 

Tras marcar la cancha apuntó a la Legislatura, donde está a punto de aprobarse un paquete de medidas que reforman el Código Procesal Penal, que está en vigencia desde el 10 de febrero de 2014. “Podemos afirmar con satisfacción aunque no sin reparos que ha dado un superlativo salto de calidad institucional con resultados cualitativos al implementar el nuevo sistema penal. El impacto organizacional de la reforma ha sido mucho más que el impacto normativo. Se ha logrado transparentar la función judicial. De dar misa en latín y de espaldas a la gente tenemos una liturgia en castellano y de frente”, valoró, pese a “los problemas” y riesgos de distorsión”, y reclamó “esperar una evolución más seria” del sistema para reformarlo.


La cuestión de los internos que cometen delitos al ser recapturados, luego de mantenerse como fugitivos en salidas transitorias de las que no regresaron o bien tras recibir libertad condicional antes del tiempo previsto en la condena, tampoco estuvo ausente en el discurso de Erbetta, en el marco de un debate que en Rosario lleva varios meses y que acaba de dispararse a nivel nacional tras el crimen en Gualeguay de Micaela García.

 

Dijo que crearán una oficina de medidas cautelares, específica, competente, que controle estas medidas, que reemplazará a la disuelta Omas, una oficina con pocos recursos que fue discontinuada en 2015. “No es sencillo profugarse sin una fuerte logística o al menos sin la cobertura o inacción de ciertos funcionarios”, pateó la pelota para el lado de la Policía y el Servicio Penitenciario.


Pareció contestarle ayer el ministro Pullaro, al hacer referencia al decreto declarado inconstitucional por la Justicia. “Vamos a apelar ese fallo porque creemos que el decreto es el camino que debemos transitar por la provincia. Es fácil tildarnos de mano dura a quienes tenemos la responsabilidad de garantizar la seguridad pública todos los días. Esa es una situación descomprometida. Vamos a ir hasta las últimas consecuencias. Estamos convencidos de que tenemos que darle mayores elementos a la Justicia. Con este decreto hicimos lo que la Justicia nos pidió, es decir tomar todos los elementos para calificar al recluso. Ahora, lo declaran inconstitucional. Por un lado nos piden que califiquemos a los presos de una manera diferente porque los informes se basaban sólo en la conducta dentro de la prisión. Ahora, cuando ponemos el tipo de delito por el que fueron condenados, lo declaran inconstitucional. Al menos eso es esquizofrénico”.

 

Erbetta también recalcó que la justicia penal “interviene cuando el delito ya pasó” y que no es posible “resolver el problema de seguridad” desde la Justicia. Y dejó sentado: “Los jueces no diseñan políticas generales o específicas de seguridad y estrategias de prevención situacional del delito. Los jueces ni siquiera tienen a cargo la persecución penal, no tienen competencia en temas de seguridad. A diferencia de la política, que decide casos generales, la justicia penal decide los casos uno a uno, de acuerdo con la Constitución Nacional y, por ello, el espacio de decisión de cada juez es sagrado”.

 

El titular de la Corte también recalcó “la preocupación” del Poder Judicial por las vacantes de magistrados y pidió una solución “rápida”. Dijo que de 365 jueces en la provincia hay 84 vacantes definitivas, dentro de las cuales sólo 30 son subrogadas; el resto no tiene reemplazo. Sobre este tema afirmó el ministro Silberstein que cubrieron todas las ausencias en Cámaras Civiles y Penales de Rosario y Santa Fe y ahora se hace lo propio con los fiscales.

 

Adelantó que en los próximos 60 o 90 días cubrirán entre 30 o 40 vacantes, por lo que se completará el 50 por ciento del pedido. Afirmó que nombrar fiscales y jueces no es una tarea sencilla: “Son muchas las condiciones que debe tener un magistrado; no se olvide que cuando se nombra a un juez es con estabilidad propia, es decir hasta que se jubile. Tiene mucho poder y mucha responsabilidad y se lo designa de manera permanente. Tanto el Ejecutivo como el Legislativo tienen que ser sumamente cuidadosos”.

Dejanos tu comentario...

Viernes 18 de Agosto de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto