Política
19-04-2017
Manos de tijeras
La industria audiovisual santafesina se manifestó en contra de los posibles recortes de financiamiento que la Nación pretende implementar para el cine. Actores del sector denuncian una campaña para desprestigiar al Incaa y generar las condiciones políticas necesarias para traspasar los recursos económicos que allí se manejan a una caja política, que distribuya con discrecionalidad.
Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal


Orlando Chircaz | Cruz del Sur


La posibilidad de que el Gobierno Nacional elimine fuentes de financiamiento para el sostenimiento del cine argentino levantó un sinnúmero de críticas. El oficialismo echó al responsable del Incaa (Alejandro Cacetta) porque entienden que no rompió ciertas prácticas de corrupción que existen en el organismo, y dejó entrever que hay kirchneristas detrás de esos presuntos manejos espurios.


Sin embargo, para el sector –tanto aquellos vinculados a la promoción industrial como a los grandes circuitos comerciales– todos los movimientos del PRO apuntan a quitar apoyo económico para imponer las leyes del libre mercando en el cine. Nadie salió a desmentir la especie: ni el ministro de Cultura de Macri, Pablo Avelluto, ni ninguna otra autoridad de la Casa Rosada.


En ese contexto, diversos actores relacionados a dicha industria y al desarrollo audiovisual en la provincia de Santa Fe dejaron en claro que la derogación de cualquier sostenimiento al cine implica perder autonomía cultural y destruye fuentes de trabajo. Productores defendieron al sistema actual, los institutos de cine están en estado de alerta y otros plantean movilizaciones y protestas en defensa de la actividad.


Es de recordar que el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) tiene dos grandes fuentes de financiamiento. El 25 por ciento del monto que los canales de televisión pagan al Enacom (ex Afsca, ex Comfer); y el impuesto del 10 por ciento a las entradas de cine. El sector audiovisual teme que el Gobierno quiera reducir o directamente anular ambas fuentes de ingresos.


Por caso, el realizador audiovisual y docente santafesino, Agustín Falco, dijo que cualquier ajuste para los fondos del Incaa implicará perder trabajo y que se deje de hacer cine en buena parte del país. “Solo en la ciudad de Santa Fe, con plata del Incaa se hicieron dos películas en los últimos años. A eso hay que sumar las muchas producciones que también se realizaron aquí”, expresó.


Series y cortometrajes, incluso una que ganó un Martín Fierro, también forman parte de la política federal que se implementó en la industria local. Más allá de los límites de Capital Federal, realizadores y cineastas encontraron un mecanismo real para producir. “En el cine no hay grieta porque todos respaldaban a Cacetta, desde (Luis) Puenzo a (Adrián) Suar, o el propio (José Luis) Campanella”.


“Acá es evidente que quieren quitarle el manejo de fondos al Incaa para dárselos al Enacom”, indicó Falco. Según explicó, se busca cambiar el organismo que debe manejar los fondos del cine para utilizar dicha herramienta en clave política. No es lo mismo que el Incaa disponga de fondos y los distribuya a partir de pautas más objetivas (aun habiendo críticas), que la discrecionalidad en las decisiones con las que se mueve el Enacom.


Asimismo, para el docente, las denuncias públicas (por ahora sin pruebas concretas) que hizo Avelluto y algunos medios masivos de comunicación dan la falsa idea de que el cine argentino se financia con recursos que aportan los contribuyentes con sus impuestos. “Eso es una mentira absoluta, no tiene asidero y dejarlo planteado implica querer enfrentar al cine con la gente”, disparó.


“En todo esto hay una intencionalidad política”, analizó Falco y luego añadió: “Los informes televisivos son la punta de lanza para desprestigiar la entidad, aún con sus sombras y virtudes, y así poder lograr que la población convalide una intervención”. Al respecto, dijo que los realizadores están dispuestos a defender al Incaa y principalmente al sector que promueve el cine nacional.


“Hay una gran hipocresía. Yo que soy cineasta no vivo del vecino que va a comprar un paquete de yerba y con el IVA que paga nos está financiando; eso no es así. Sin embargo, estos programas televisivos que disparan estas acusaciones sí están financiados con los impuestos de todos los argentinos, ya que tienen pauta del Estado. Es una gran contradicción, cuanto menos”, concluyó.

 

Promoción y fomento

 

De acuerdo a datos oficiales del Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe, en los últimos años se financiaron 117 largometrajes. De esa manera, se acompañaba una política más macro que ahora está bajo la lupa del gobierno de Mauricio Macri. Autoridades provinciales aclararon que lejos están de querer recortar programas en nuestro territorio.


Todo lo contrario. A principios de año el gobierno de Miguel Lifschitz presentó una serie de modificaciones impositivas para favorecer al sector audiovisual. El hecho de no tener que pagar Ingresos Brutos significó un fuerte impulso simbólico pero también objetivo a los realizadores santafesinos. También, hay un nuevo sistema de estímulo a la producción cultural.


El gobernador Miguel Lifschitz, junto a la ministra de Innovación y Cultura, María de los Ángeles González, presentaron el 3 de abril pasado en Santa Fe el nuevo sistema de estímulo a la producción cultural destinado a emprendedores, gestores, artistas, artesanos y productores culturales de la provincia.

 

Soberanía

 

“No hay autonomía ni soberanía si no hay cultura –afirmó el gobernador en la ocasión–, si no hay una construcción cultural desarrollada por un pueblo, porque esa es la condición para poder ejercer la soberanía”, sostuvo y agregó: “La importancia que tiene la construcción cultural, a diferencia de los territorios y recursos naturales que están dados, es que se construye; es una construcción humana que se realiza a través de individualidades pero, fundamentalmente, de aportes colectivos que las sociedades van realizando a lo largo del tiempo”.


La convocatoria vigente apoya y promueve desde el Estado provincial la construcción cultural santafesina. “La política cultural es una política estratégica para un gobierno –dijo Lifschitz– y en Santa Fe queremos construir y dejar un legado para las futuras generaciones; una provincia autónoma, federal, integrada a la Argentina pero con un proyecto particular, por eso la importancia del desarrollo cultural propio y de construir una cultura santafesina”.


Sobre el sistema presentado en el acto, la ministra de Innovación y Cultura María de los Ángeles González destacó que “no se basa en subsidios. No es asistencialismo sino que es una política pública de estímulo que implica 14 millones de pesos para 187 apoyos o asignaciones estímulos, que van de 20 mil a 500 mil pesos”. El secretario de Producciones, Industrias y Espacios Culturales, Pedro Cantini, explicó además: “Gracias al estímulo e impulso del gobierno provincial, sumamos ahora la formación artística que permitirá que quien lo desee, pueda presentar su proyecto de formación y recibir el apoyo para pagar su profesor, maestro, o viajar a tomar clases”.


El programa de estímulo a la producción cultural incluye un amplio calendario de convocatorias públicas mediante las cuales el Ministerio de Innovación y Cultura seleccionará proyectos y otorgará apoyos económicos con el objetivo de dinamizar la producción cultural, potenciar el desarrollo de carreras artísticas, y contribuir al fortalecimiento y a la sustentabilidad de las industrias de base cultural y creativa. Además, comprende seguir acompañando a los artistas, artesanos, emprendedores, productores y gestores culturales de toda la provincia en su proceso de formación y profesionalización, como así también a la difusión, circulación y distribución de los bienes y las obras producidas en el territorio.

Dejanos tu comentario...

Jueves 22 de Junio de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto