Sociedad
17-04-2017
Los suspendidos de GM buscan apoyo en el Concejo

Doce de los 350 trabajadores afectados se reunieron esta mañana con ediles de distintos bloque en el Palacio Vasallo. Expusieron la crítica situación que atraviesan, cuestionaron al gremio Smata,  y pidieron que los acompañen el jueves próximo a la sede de Trabajo de la Nación, en Buenos Aires.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

Los trabajadores suspendidos de la planta de Alvear de General Motors volvieron al Concejo para pedir respaldo político en el reclamo que mantienen por su reincorporación. En representación de los 350 afectados, una docena de operarios mantuvo esta mañana un encuentro con ediles de distintos bloque en el Palacio Vasallo.


Los trabajadores reclamaron el acompañamiento de los concejales para el jueves 20 de abril a partir de las 9, cuando se manifestarán en la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación en Capital Federal.


Tras manifestar su repudio a la accionar del gremio Smata (que firmó el acuerdo de la suspensión con la patronal de GM) los trabajadores damnificados aseguran verse obligados a “viajar al lugar donde se firmó el acuerdo ilegal que permite la desvinculación de los 350 trabajadores a partir del 1 de diciembre”.


A casi 50 días de suspendidos, los empleados aseguran que la mitad de ellos perdió la cobertura de la obra social (que no era de Smata sino privadas) y que no tienen precisiones sobre si el acuerdo que los desvincula de la empresa está homologado o no ya que Nación se muestra desentendida del asunto. 


En un comunicado entregado a los concejales los trabajadores expresaron: “Necesitamos su apoyo para no seguir perdiendo puestos de trabajo en nuestra provincia y especialmente en Rosario donde tenemos el índice de desocupación más alto del país”.


El 6 de marzo pasado, 350 trabajadores de la planta de Alvear de General Motors no pudieran ingresar a sus turnos por decisión de la empresa, que les comunicó que se encontraban suspendidos por nueve meses.  El  titular de Smata, Marcelo Barros, salió a explicar que se trataba de un acuerdo con la empresa –avalado por el consejo directivo del gremio y 22 de los 24 delegados de la comisión interna- y que fue “la mejor opción posible para evitar 400 despidos”.


La suspensión fue por nueve meses -del 1 de marzo al 30 de noviembre- y con un goce de sueldo que arranca con un 80 por ciento del salario el primer trimestre, un 65 por ciento el segundo, y un 55 por ciento en el último tramo.


Mediante un comunicado, el Comité de Lucha de Trabajadores de General Motors Argentina recordó que en la asamblea realizada el 6 de marzo, donde participaron más de mil obreros, se votó contra el acuerdo firmado por Smata y la empresa.

Los ediles que participaron de la reunión fueron Marina Magnani, de Unidos y Organizados FpV; Carlos Comi, de Coalición Cívica ARI; María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular; Lorena Giménez Belegni, de Partido del Progreso Social; Horacio Ghirardi, de la bancada Socialista; Juan Monteverde y Caren Tepp, de Ciudad Futura; Martín Rosúa, de UCR 1983; Eduardo Toniolli, de Partido Justicialista; y Norma López, de Frente para la Victoria.

Dejanos tu comentario...

Jueves 25 de Mayo de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto