Sociedad
09-03-2017
Asamblea ampliada en GM para bancar a los suspendidos

Desde las 14, concejales rosarinos, diputados y referentes de distintas organizaciones sociales participarán en la planta de Alvear de la asamblea que realizarán los 350 operarios que fueron suspendidos por la automotriz. Los trabajadores desconocen el acuerdo pactado entre Smata y la empresa. Piden su nulidad y la reincorporación.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal

La portería 3 de la planta que General Motors tiene en Alvear encontrará esta tarde a ediles de Rosario, diputados y referentes de distintas organizaciones sociales participando de una asamblea junto a los 350 operarios que suspendidos por 9 meses por la empresa tras un acuerdo entre el gremio Smata y la empresa.


 La asamblea se llevará a cabo desde las 14 y servirá como un gesto de acompañamiento político al reclamo que vienen llevando adelante los trabajadores afectados, que cuestionan al gremio por pactar con la empresa las suspensiones, a las que consideran “despidos encubiertos”.


El respaldo del Concejo llegó luego de que un grupo de operarios constituidos en la comisión Despedidos Encubiertos de la General Motors se presentara al Palacio Vasallo en busca de una audiencia para exponer la situación.


Ediles de distintos bloques los recibieron y, tras escuchar sus reclamos, confirmaron su asistencia a la planta y se comprometieron a poner en agenda el tema a nivel legislativo y adelantaron que solicitarán el tratamiento sobre tablas en la sesión de este viernes de distintas iniciativas para promover la reincorporación de los trabajadores.


Acorralado por las críticas de los operarios suspendidos, el secretario general de la seccional Rosario de Smata, Marcelo Barros, salió a defender el acuerdo sellado con la empresa asegurando que fue “el mejor arreglo posible” ante una decisión tomada por la automotriz de proceder a 400 despidos en forma directa.


El dirigente gremial, además, recordó que el acuerdo contó con el aval de los delegados de la fábrica. "Nosotros no entregamos a nadie. Si no hubiésemos firmado ese acuerdo no habría suspensiones sino despidos, y serían 400. Este acuerdo se hizo en consenso con todos los delegados de comisión interna. Fuimos tres días sector por sector de la planta, explicando a los compañeros como era el cobro y a donde habíamos llegado porque había 400 despidos, y ellos lo saben bien", se desmarcó Barros.


General Motors adjudicó las suspensiones a la baja en las ventas de coches a Brasil y a la caída en la demanda del mercado interno producto de la recesión que atraviesa el país. La planta de Alvear dejó de producir los modelos de Chevrolet Corsa y Agile, y ahora sólo opera con las líneas de ensamblaje del Cruze.


No obstante, los trabajadores recordaron la inyección de 800 millones de dólares que la automotriz recibió para duplicar su planta y niegan que la producción esté atravesando un período de crisis.

Dejanos tu comentario...

Lunes 23 de Octubre de 2017
Libros en alpargatas
Tessa
Acquarone
Bricco
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto