Cultura
16-11-2016
Divididos por la libertad

El museo Histórico Provincial Julio Marc inaugura la muestra “Los sueños de la libertad”, que revisa su colección sobre el período de la lucha por la independencia y la unidad nacional que cuenta con una investigación de la prestigiosa historiadora Marcela Ternavasio.

Aumentar tamaño del texto Reducir tamaño del texto Tamaño del texto normal
P.M.

 

Desde hace cuatro años el museo Histórico Provincial Julio Marc (parque Independencia) trabaja en la refundación de su guión original. Se repensó su colección, se la puso en valor, desde sus piezas prehispánicas hasta las coloniales. Desde el rol jugado por el fundador, Julio Marc, hasta el del creador del Monumento a la Bandera, Ángel Guido, imbuido de las ideas americanistas de Ricardo Rojas, quien diseñó gran parte de las salas originales. “Un museo que lee la historia y sus colecciones desde el contexto geográfico, político, económico y social de la ciudad que lo alberga y le da vida”, como señalan desde la misma institución.

 

Este jueves –a las 19– el Museo Marc inaugura la exposición “Los sueños de libertad”,  que completa el trabajo referido a la colección permanente de Historia Argentina y propone una relectura de las piezas exhibidas, a la luz del minucioso trabajo de investigación de la historiadora Marcela Ternavasio. El período abarca desde las Invasiones Inglesas y el proceso revolucionario acontecido en el Virreinato del Río de la Plata en 1810, hasta la posterior conformación del Estado argentino. Este nuevo enfoque pone de manifiesto las dificultades existentes entre las figuras políticas que lideraban esos procesos para conciliar los diferentes proyectos independentistas.

 

“Los sueños de libertad” propone un recorrido en base a dos ejes: por un lado, los enfrentamientos armados vinculados en un principio a la ruptura de los lazos coloniales con España –que se vio materializada en una guerra civil de escala continental–, y luego con la disputa protagonizada entre unitarios y federales. Por otro, el costado ideológico de estos proyectos y las personalidades que fueron contraponiendo sus miradas para construir esa nueva realidad política.

 

Momentos fundacionales

 

Para Raúl D’Amelio, director del museo Marc, quien habla en nombre del equipo de la institución que trabajó un año entero en el desarrollo de la muestra, se trata de “volver al objeto, se trata del trabajo con la colección del museo”. Y describe: “Hay piezas increíbles: en un especie de relicario transparente, circular, están los pelos de (Manuel) Dorrego, o una cigarrera que también le perteneció, o el anillo astronómico de San Martín o el tintero de Bolívar. Está todo el “merchandising” de Rosas. Hay una colección de muchos objetos de Rosas que es muy importante porque hay muy pocos en Argentina, como unos grabados pintados al óleo, que es de los pocos que subsisten: hay un chaleco, un busto hecho de cerámica que mandó a hacer a Francia”.

 

—¿Y por qué están esos objetos en el museo?

 

–Porque (Julio) Marc era un fanático de Rosas. Rosas hizo un culto de su personalidad a través de estos objetos de la época, creó todo un “merchandising”.

 

—La muestra “Los sueños de libertad” se hizo entonces a la medida de la colección del museo.

 

—Presentamos el museo al cien por cien. Nosotros hicimos las muestras “Arte colonial” y “Arqueologías de un pasado americano”, también “El Rosario de Santa Fe”, que ubicaban a la ciudad desde su origen, anclada al río Paraná: el Paraná como hacedor de la ciudad. La muestra que se inaugura termina en Rosario ciudad, y antes habíamos inaugurado la muestra que cuenta el período de Urquiza que consolida a Rosario como ciudad hasta principios del siglo XX, con llegada del ferrocarril y el desarrollo del puerto. Allí la muestra “El Rosario de Santa Fe” instala un momento fundacional de la ciudad, de cómo se constituye en ciudad. Y el proceso que contamos ahora, que va del período revolucionario (1810) hasta Urquiza: aparece Rosas, las guerras de la Independencia, los caudillos. Una de las pinturas es la de San Martín anciano que soñaba una patria, eso es lo que se desgrana en la muestra.

 

—¿Y qué hace crítica a esa mirada sobre la colección?

 

—Le estamos dando una mirada contemporánea. Hubo una decisión de contar la historia a partir de las colecciones del museo, las últimas dos muestras anclamos la historia argentina desde Rosario. Y en este caso, el modo en que está mostrado es un modo contemporáneo de exhibir. Tratamos de hacer un museo de historia, por eso quien reflexiona sobre esto es la historiadora Marcela Ternavasio. Los temas que se exhiben están compuestos a partir de la colección, no sólo por las piezas que se exhiben sino por el modo: reciclamos algunas vitrinas de (Ángel) Guido y las encontramos muy contemporáneas.

 

Grieta

 

En “Amalia”, la gran novela romántica rioplatense publicada en 1851 pero escrita por José Mármol en su exilio montevideano a los largo de diez años, se lee: “Oye, Amalia: tus criados deben quererte mucho, porque eres buena, rica y generosa. Pero en el estado en que se encuentra nuestro pueblo, de una orden, de un grito, de un momento de mal humor se hace de un criado un enemigo poderoso y mortal. Se les ha abierto la puerta a las delaciones, y bajo la sola autoridad de un miserable, la fortuna y la vida de una familia reciben el anatema de la Mazorca. Venecia, en tiempo del consejo de los Diez, se hubiese condolido de la situación actual de nuestro país. Sólo hay en la clase baja una excepción, y son los mulatos; los negros están ensoberbecidos, los blancos prostituidos, pero los mulatos, por esa propensión que hay en cada raza mezclada a elevarse y dignificarse, son casi todos enemigos de Rosas, porque saben que los unitarios son la gente ilustrada y culta, a que siempre toman ellos por modelo.”

 

Ya en ese párrafo, escrito por un unitario que desde Montevideo enfrenta al régimen rosista, puede vislumbrarse una grieta ideológica que resulta, a esta altura, fundacional.

 

Así, en la sala 2, donde se exhiben las piezas vinculadas con los Caudillos, la pregunta central es Pregunta central: ¿por qué no se alcanzó a constituir un Estado unificado en las provincias del Río de la Plata después de la independencia?

 

La respuesta, de acuerdo a los textos desplegados en el recorrido de la muestra, señalan: “En 1820 se enfrentaron las dos tendencias políticas configuradas durante la década anterior: la que defendía una forma de gobierno ‘centralista’ y la que proponía una organización ‘federal’. Como consecuencia se disolvió el poder central que desde 1810 intentaba mantener unidas a las provincias que habían formado el virreinato del Río de la Plata. A partir de entonces, las provincias se organizaron como estados independientes bajo formas de gobierno republicanas. Buenos Aires fue la provincia más poderosa. Allí, en los primeros años de la década de 1820, sobresale la figura de Bernardino Rivadavia. Como ministro de gobierno de la provincia, Rivadavia impulsó un profundo plan de reformas políticas, sociales, económicas y culturales.

 

“La fragmentación política no implicó, sin embargo, la renuncia a formar un gobierno unificado. El Congreso Constituyente reunido entre 1824 y 1827 estuvo destinado a crear una república bajo una constitución común; pero el intento se vio frustrado por la irreconciliable división entre la tendencia centralista –que adoptó el nombre de partido unitario– y la federal. Al fracaso del congreso contribuyó también la guerra que se desató en 1825 contra el Imperio del Brasil por la posesión de la Banda Oriental del Uruguay. La guerra concluyó con un tratado de paz en el que se reconoció la independencia de Uruguay”.

 

Caudillos

 

“El enfrentamiento –político y bélico– entre unitarios y federales –se lee en el guión de la muestra– marcó todo el período de vida política autónoma de las provincias y se prolongó por más de tres décadas. Las instituciones republicanas de los gobiernos provinciales convivieron con el surgimiento de figuras fuertes llamadas ‘caudillos’. Las bases de su poder diferían según los casos, pero casi todos ellos tuvieron cargos militares, gozaron del apoyo de las poblaciones rurales y fueron líderes de la tendencia federal. Algunos de los caudillos federales más emblemáticos fueron Estanislao López y Facundo Quiroga. López fue gobernador de Santa Fe desde 1819 hasta su muerte en 1838 y Facundo Quiroga se desempeñó como comandante de milicias de campaña en La Rioja.

 

“Desde sus respectivas provincias, ambos caudillos expandieron su poder sobre la región y ejercieron una fuerte influencia en las políticas y pactos interprovinciales. Manuel Dorrego es otra figura emblemática del federalismo, aunque sus bases de poder fueron los sectores populares urbanos porteños. Dorrego se desempeñó como gobernador de la provincia de Buenos Aires entre 1827 y 1828, cuando fue derrocado y fusilado por el general de tendencia unitaria, Juan Lavalle. La muerte trágica y violenta marcó a muchas de estas figuras. Facundo Quiroga murió en una emboscada en Barranca Yaco en 1835 y  pocos años después le tocaría el turno a Lavalle.

 

“En el centro de estas disputas estaba la futura organización del país y el lugar que habría de ocupar en ella la provincia más poderosa. Buenos Aires contaba para su exclusivo beneficio con el puerto de ultramar y con las ventajas que le daba el comercio internacional. En el resto de las provincias, en cambio, se vivían situaciones mucho más precarias. Las disidencias políticas y las desigualdades económicas son claves para entender los conflictos que enfrentaron las provincias rioplatenses en este período”.

 

El territorio y la palabra

 

El Anillo Astronómico que perteneció al General San Martín  y el Tintero de Bolívar exhibidos en “los sueños de libertad” expresan de algún modo –según lo señalan uno de los textos de la muestra– el contraste entre las dos personalidades centrales de la liberación sudamericana. El anillo orientó al libertador de Chile y Perú como instrumento de geolocalización territorial para hacer la guerra y el tintero acompañó al prócer venezolano para proyectar y escribir las constituciones destinadas a las nuevas naciones.


prueba

Dejanos tu comentario...

Martes 25 de Abril de 2017
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios
foto