Pequeño Mujica ilustrado

Pablo Moscatello | Cruz del Sur


El ex presidente uruguayo José Pepe Mujica estuvo la semana pasada en Rosario y (como se esperaba) no pasó desapercibido. Por un lado, participó junto al gobernador Miguel Lifschitz y el ministro de la Producción Luis Contigiani de la 6ª Convención de Cooperativas Agroalimentarias, organizada por la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe). También fue agasajado en el Espacio Cultural Universitario (ECU) para recibir de la UNR un diploma Honoris Causa. Luego disertó sobre “política y juventud; militancia y organización de los jóvenes en tiempos de globalización capitalista” en el Galpón 17.


En todos los casos el actual senador uruguayo dejó bien marcada su huella. De hablar pausado y con tonos variables, Mujica entregó una serie de reflexiones para el recuerdo. Aquí, las frases más salientes sobre los temas que abordó.


Argentina


“Soy uruguayo, vivo en una esquina pequeña. Es un algodón entre dos cristales, un país hijo de una convención cuya garantía fue Gran Bretaña, no se olvide. Hay que conocer un poco de Historia. Es muy importante lo que pasa en la Argentina. Cuando anda bien, nosotros también; cuando se resfría, nosotros nos engripamos. Por esto tengo que tener la bonhomía de respetar a quienes estén en el gobierno argentino, porque no tengo que trasladarles antipatías a quienes están en nuestro gobierno. Desde luego, todos saben que he gastado una parte importante de mi vida en tratar de cultivar la solidaridad. No puedo renunciar a lo que pienso. Pero el pueblo argentino se dio un gobierno y le corresponde al pueblo argentino (seguir) el rumbo de ese gobierno. Al fin y al cabo los únicos que tienen derecho a equivocarse son los pueblos, porque son los que pagan el costo. Deseo que le vaya lo mejor posible al pueblo argentino. Si el gobierno es más de derecha, más de centro, eso es un problema de los argentinos, tendrán que resolverlo ellos”.


Capitalismo y Estado


“En un mundo que está sometido al cambio sistemático, donde hay lugar para lo pequeño, donde todo tiene que ser marcadamente empresarial y renovador y la gente es débil para defenderse, las personas deben juntarse con sus iguales para enfrentar la realidad multiplicando la fuerza y la capacidad de resistir. Tenemos que definir el rumbo que le damos a la vida porque si cada uno no le da un rumbo, no te preocupes, el mercado se lo va a dar”.


Derecha e izquierda


“Si fuera futurólogo me dedicaría a timbear. No creo que los tiempos que pasaron vuelvan, así de simple. Salvo que nos demos un baño en idiotismo. El devenir humano es un devenir permanente entre el egoísmo relativamente creador que impulsa la multiplicación de la riqueza y la necesidad de ser solidario, de repartir. Esta es la lucha eterna que tiene el Hombre entre creación de riqueza y distribución, es lo que llamamos izquierda y derecha; lo único novedoso son estos términos, que arrancan con la Revolución Francesa, pero yo creo que la Historia humana es esto. Lo conservador no es siempre fascismo, lucha por la multiplicación de los panes... esencialmente para uno o para pocos. Pero hay que reconocerle que ha multiplicado la capacidad creativa del Hombre. No existe por casualidad, nos ha legado este adelanto tecnológico, hoy vivimos 40 años en promedio más. Pero (el mercado) reparte mal, y ahí viene el problema. Por eso el péndulo va a seguir. Si el G-20 se preocupa por la desigualdad, ¡cómo será la cañada! Tan errados no andamos”.


Marihuana


“No sé que hay que hacer en Argentina. Pero tenemos que cambiar de estrategia porque lo que vinimos haciendo no da resultado. No hago apología de la droga. Es poner en una balanza qué es peor, si el narcotráfico o la droga. Para mí es el narcotráfico; la droga es un problema medicinal, grave, jodido. Ninguna adicción es buena”.


Mercado, cultura del


“Si te dejás fagocitar por la cultura del mercado terminarás pagando interminablemente un mundo de cuotas porque nunca te va a alcanzar. Y tendrás que sumar y sumar tiempo porque en el fondo no comprás con plata, terminás comprando con el tiempo de tu vida que gastaste para tener esa plata. Cuidado. No estoy haciendo una apología de la pobreza, no. No pretendo que el hombre vuelva a las cavernas y ande vestido con un cuero, no. Construir una civilización distinta es salir de la frivolidad y darle valor al milagro del tiempo de estar vivo arriba del planeta y tener tiempo para vivir. Si eres muy joven necesitas tiempo para el amor, mucho tiempo. Y si tienes hijos tienes que dedicarles tiempo. Tiempo compañero con los hijos. No es la apología de ser pobre, es la apología de no despilfarrar tiempo de vida”.


Mercosur


“Sobre el Mercosur, ojo con tirar el chico con el agua sucia. Los defectos del Mercosur significan que tenemos que mejorarlo, no tirarlo a la basura. Me siento perteneciente a una patria común, y tenemos una deuda sin saldar con los libertadores que es la creación una nación común, construir un paragolpes que nos represente en el mundo y nos dé estatura mundial. Atomizados de a uno no somos nada en el mundo de hoy. No puede ser que cuando tenemos que pleitear con una empresa extranjera tengamos que ir a Nueva York. Y como esto, tantas otras cosas. Cuando juega la selección argentina con la alemana soy hincha de la selección argentina, y no un alcahuete del gringo”.


Riqueza, acumulación de


“Ya no podemos conformarnos con el concepto de crecimiento económico. El crecimiento económico que no depara y tiende a masificar la felicidad humana, es falso. Es tasa de acumulación. Y no tiene explicación esta feroz concentración de la riqueza a la que estamos sometidos. La tasa de interés contemporánea que tiene el capital en el mundo es más importante que la tasa de crecimiento de la economía mundial. ¿Qué está diciendo esto? Que la riqueza se está multiplicando pero se concentra más y más en unos pocos. Hace poco ha fallecido un ilustre argentino en el medio de la tabla: 4.500 millones de dólares. ¿Habrá necesidad de tener tanta plata?”


Solidaridad


“Hay que aprender de los errores cometidos para tratar de no volver a cometerlos, y tratar de ser novedosos, de cometer errores nuevos. Estoy acá porque me dijeron que había un encuentro de cooperativistas. Nuestros abuelos traían en sus maletas el sentido de cooperativa. De hecho, en su pobreza vivían en cooperativas. Se reunían para la cosecha, para carnear un chancho. La solidaridad era la defensa de los pobres. En los tiempos modernos hemos perdido eso, pero tenemos que luchar por recuperar alguna cosa de aquellas. No volverá el tiempo antiguo, pero sí es importante pelear por valores que son permanentes”.

Dejanos tu comentario...

Domingo 19 de Febrero de 2017
Citas
Cielo Razzo
Sherlock
Scher
podo
Mujica
Sasturain
ricciardino
Sietecase
Jugar contra el prejuicio
Economía parasitaria
Por qué se lame el perro
Eros y civilización
Maten al rugbier
Expertos en recortes
El futuro del capitalismo
Villanos y empresarios